Gendarme en prisión tras dejar grave a hombre tras riña

En prisión preventiva quedó el cabo Rubén Mardones, de Gendarmería Chillán, en calidad de imputado por el delito de homicidio frustrado que afectó a Cristian Vidal Ortega, a quien golpeó con una tabla en el rostro, la noche del martes último.

Conforme a la indagación realizada por la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI, el uniformado, quien se encontraba de civil, pasó a buscar a Daniela U.C. para salir a comer y bailar, encontrándose segundos después con la ex pareja de la mujer y padre de un hijo en común, Cristian Vidal.

Según la versión entregada por la mujer y el gendarme, Vidal, quien ya contaba con denuncias por amenazas en el contexto de violencia intrafamiliar, interceptó el vehículo en que viajaban ambos, y al bajarse los conductores le dio un puntapié en el pecho al cabo Mardones, para luego abalanzarse sobre la mujer y comenzar a sacudirla, aparentemente motivado por los celos (habían terminado el sábado pasado).

Por tal razón, según explicó la abogada defensora Belén Acuña, “mi representado tomó una tabla que estaba en el suelo y golpeó a Cristian Vidal para proteger a la mujer de, quizás, algo que pudo tener peor desenlace”.

La jueza Claudia Madsen se quedó con la versión fiscal, que en primer lugar advierte que no hay evidencia que respalde los testimonios del imputado, y “el grave hecho de que un funcionario público no haya trasladado él mismo a la víctima que sangraba y convulsionaba, al hospital; yéndose, por el contrario a comer y a bailar”.

Mardones quedó en prisión preventiva, mientras que Vidal está en riesgo vital, en la UCI.