Intervendrán dos puntos críticos de anegamientos

En la Comunidad San José se prevé un colector de 400 mm. por calle Víctor Jara.

Casi 20 años de inundaciones producto de intensas y habituales lluvias de otoño-invierno llevan soportando los vecinos de la intersección de las calles La Pampa y La Candelaria, en la población Sarita Gajardo.

Un radio de aproximadamente 100 metros desde el punto mismo del cruce vial se inunda cada vez que el fenómeno climatológico se deja sentir en la comuna, lo que genera más de un trastorno en la zona cuando el agua ingresa a las viviendas.

“Toda la vida hemos vivido así y constantemente presentamos reclamos para que solucionen esto, pero aún estamos esperando. Más o menos desde el año 1991, que se pavimentó la calle (La Pampa), que sufrimos esto”, indicó la vecina Marta Sepúlveda.

El presidente de la  Junta de Vecinos Sarita Gajardo 1, Orlando Flores, advirtió que todas las veces que llueve tienen que avisar a la Oficina de Emergencias de la Municipalidad de Chillán para que limpien la entrada de agua del colector, inconveniente que, a su entender, se da por las deficiente capacidad que tendría el sistema de ductos.

Proyectos
Con el objetivo de resolver este tipo de problemas en dos de los sectores más conflictivos de la ciudad, el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) está proyectando el mejoramiento del sistema de aguas lluvia de La Pampa con La Candelaria, en la Población Sarita Gajardo, y la construcción de la red en el Pasaje 8 de la comunidad San José de Río Viejo.

La iniciativa se encuentra en proceso de licitación y se prevé que a fines de octubre próximo se adjudiquen las obras, para las cuales se tienen previsto invertir $200 millones.

De iniciarse las obras inmediatamente a la firma del contrato, los proyectos deberían finalizar a mediados de marzo, ya que el Serviu ha establecido que las faenas no deben tomar más de 90 días hábiles. 

“Son muy relevantes las inversiones que realizamos en materia de aguas lluvias. La identificación de estos puntos críticos contribuyó a la creación de una nueva política, a través de un catastro participativo sobre redes secundarias que se realizó el año 2015, entre otras ciudades en Chillán”, explicó la directora regional del Serviu Bío Bío, María Luz Gajardo.