Seguridad Ciudadana se reforzará con 5 móviles

La Subsecretaría de Prevención del Delito favoreció a Chillán con recursos para planes de seguridad. El Plan fue aprobado a fines del 2015, pero los recursos llegaron durante el 2016.

La Municipalidad de Chillán planea una completa reestructuración de su sistema de seguridad vecinal, que en el corto plazo se verá reforzado con la adquisición de al menos cinco vehículos.

El alcalde Sergio Zarar confirmó que el gobierno comunal tiene en carpeta la compra de vehículos que serán utilizados por la referida entidad interna, pero además por los fiscalizadores municipales.

El tema fue presentado por el edil, luego de que en concejo pasado fuera expuesta la precariedad de medios con los que cuenta la unidad de fiscalización municipal, la que solamente puede cubrir turnos diurnos.

En efecto, los recursos que en la actualidad tiene esa unidad encargada de controlar la aplicación de normas municipales así como la ley de alcoholes y otras normativas, no alcanzan para cancelar horas extraordinarias, lo que deriva en que muchas actividades fuera de horario de trabajo queden sin ser atendidas.

Pero, el alcalde planteó que trabajan en una reestructuración interna que considera establecer turnos nocturnos para los fiscalizadores municipales con el fin de apoyar las acciones de seguridad ciudadana.

El jefe comunal del Plan de Seguridad Ciudadana, Renán Cabezas, indicó que junto con los cambios internos, la municipalidad desarrolla los términos de referencia de un proyecto que será presentado al Ministerio del Interior específicamente a la Subsecretaría de Prevención del Delito.

Esta entidad, fue la que comprometió recursos del orden de los $700 millones para el bienio 2016-2017 que han permitido licitar cuatro proyectos de seguridad ciudadana. Hasta el momento ha sido entregada la mitad mientras que el restante debiera llegar durante el segundo semestre.

Cabezas informó que el próximo martes 25 de julio será realizada la reunión del Consejo de Seguridad Comunal donde serán presentados los programas que serán postulados a ser financiados por los fondos restantes.

Entre las propuestas que serán analizadas en la ocasión, se cuenta la compra de cinco vehículos para Seguridad e Inspeccción  Municipal, la que es considerada como prioritaria por el organismo local.

Lo que se busca es que la municipalidad sea capaz de apoyar la actividad de vigilancia en la ciudad a través de inspectores propios sin comprometerse en detenciones, pues no están facultados para ello, pero si podrán ejercer labores de vigilancia en barrios de la ciudad y detectar situaciones que serían reportadas y denunciadas.

Cabezas, agregó que en el caso de fiscalización será firmado un convenio con la Superintendencia del Medio Ambiente que facultará al municipio para registrar sonidos molestos y cursar sanciones a las fuentes que transgredan normas legales.

El jefe de Seguridad dijo que el martes en sesión del Comité de Seguridad local serán expuestos los desafíos pendientes y los proyectos en desarrollo.

Agregó que las cuatro iniciativas priorizadas durante el 2016  se encuentran licitadas y en desarrollo. Esto los facultaría a postular a nuevas acciones, a diferencia de otras comunas que no han ocupado aún los fondos y podrían devolverlos.

Renán Cabezas dijo que en teoría queda un remanente del orden de $320 millones de los $700 millones asignados, pero el monto definitivo será resuelto en agosto.