Concesiones informó avances del Punilla

Una reunión para analizar  los avances del proyecto de embalse y central hidroeléctrica Punilla se desarrolló este miércoles en la Gobernación de Ñuble,  iniciativa impulsada por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) a través de la Coordinación Nacional de Concesiones, que permitirá asegurar el riego  a más de 60 mil hectáreas entre las comunas de San Carlos, Chillán, Ñiquén, San Nicolás, Coihueco y San Fabián de Alico; y a su vez complementar la generación de energía en el país.

La seremi de Energía, Carola Venegas, manifestó que el proyecto “integra a gran parte de la comunidad de Ñuble porque es multipropósito, pues permite ampliar la superficie de riego de la provincia para cumplir su aspiración de ser una potencia agroalimentaria, y contribuye a fortalecer nuestra política energética enfocada a mayor energía renovable, con menos impacto ambiental y menos precios”.

Por su parte el coordinador regional de Concesiones, Tito Alfonso Fernández, informó  que en este encuentro con la Junta de Vigilancia del Río Ñuble “se mostró un alto interés por conocer las características del proyectos y sus bondades, razón por la que nosotros dimos a conocer los avances que tenemos y los pasos a seguir”.

El presidente de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble, Martín Arrau, manifestó estar “conforme porque vemos que está avanzando a buen ritmo en temas que no son tan visibles, como el diseño o geología, pero que son necesarios para que para ojalá a mediados del próximo año estemos con obra más concretas y visibles en el río. Además gran parte de esta reunión lo dedicamos a analizar parte del programa de desarrollo social y los efectos sobre las comunidades, como también los potenciales a desarrollar como el turismo”.

Polémica
La semana pasada el proyecto estuvo cruzado por una polémica, luego que vecinos de San Fabián denunciaran efectos indeseados en las obras previas desarrolladas en la zona alta del río Ñuble, como uso de caminos vecinales por camiones y tránsito de camiones de alto tonelaje en pasarela habilitada para cargas no superiores a 9 mil kilos.

Carola Venegas, seremi Energía, comentó sobre estos puntos que “el proyecto está dividido en dos, uno que es el embalse, que tiene una resolución de calificación ambiental aprobada, donde todos los organismos del Estado concurrieron en su evaluación, y en donde hoy hay una fiscalización respecto de su cumplimiento y nosotros vamos a seguir manteniendo esta fiscalización como lo hacemos en todos los proyectos que tienen este impacto ambiental. Por otro lado está el proyecto de la línea de transmisión para la evacuación de la energía, que es un proyecto que está recién ingresado a un estudio de impacto ambiental, y los órganos del Estado en competencia ambiental se pronunciarán respecto de su aprobación o rechazo durante el proceso del mismo. El Ministerio de Obras Públicas continúa en la senda de la ejecución del proyecto, independiente de la tramitación ambiental de la línea a alta tensión”.