Gendarmería evidencia necesidad de una nueva cárcel

Director nacional, Tulio Arce, dijo que era necesario tener más espacio tras recorrer el penal local Seremi del ramo, Jorge Cáceres aseguró que hay terrenos en estudio, sin embargo, el senador Víctor Pérez lo niega y pide que “diga la verdad” La visita tuvo como objetivo el conocer el estado en que se encuentran funcionarios y reos, tras las agresiones denunciadas

Poco hacía prever que el problema rayaría en lo político.

Ese 11 de marzo pasado, cuando el imputado por robo Juan Carlos Vaccaro, acompañado del abogado defensor Cristóbal Bocaz, declaró como denunciante en el Juzgado de Garantía de Chillán, acusando a cinco funcionarios de Gendarmería de haberles dado a una paliza a él y a otros imputados, por haber protestado ante la suspensión del servicio telefónico, generó una escalada de sumarios y querellas que terminaron con la inclusión del Ministerio Público y la Corte de Apelaciones en la investigación del caso.

Lo que pudo haber sido una simple acusación que se solucionaría en forma interna, llegó a un escenario en la que se hizo necesaria la presencia del director nacional de Gendarmería, Tulio Arce y del seremi de Justicia, Jorge Cáceres, para revisar in situ las condiciones en las que se encuentran tanto los internos como los funcionarios en la cárcel de Chillán.

Y tras recorrer todas las dependencias de una recinto penal que, según varios actores del sistema penitenciario de la región, es una de las que se encuentra en mejores condiciones de estructura, higiene y de espacialidad de la zona, el coronel Arce admitió a la prensa que pese a esta situación “favorable” del centro penitenciario local, “la infraestructura penitenciaria en el país es inferior a lo que nosotros requerimos de acuerdo a la población que tenemos”.

Respecto, entonces, a la necesidad de contar con una nueva cárcel para Chillán, tema que lleva una década analizándose sin resultados a la fecha, Arce apuntó que “nosotros necesitamos la mayor cantidad de espacio para poder contener no solamente a la población penal, nosotros estamos mirando que para poder lograr una verdadera reinserción social necesitamos lugares para realizar talleres y oficios para los internos”.

Mientras el director de la institución celadora declaraba la urgencia por contar con más y mejores espacios, lo que se traduce en un nuevo penal provincial, a su lado estaba Jorge Cáceres.

Y cuando los micrófonos apuntaron a él, la pregunta estaba dibujada en el aire: ¿Habrá o no nueva cárcel para Ñuble?

Y en su respuesta no hubo nada que ya no se haya escuchado desde el año 2006, cuando la idea de sacar el penal local tomó fuerza a nivel de Concejo Municipal, tema que se ratificó el año 2007, de la mano del anuncio del gobernador de entonces, Ignacio Marín, asegurando que en la época había $40 mil millones para el proyecto.

“Nosotros como Gobierno y como Ministerio de Justicia hemos trabajado fuertemente por resolver aquel tema, ustedes (la prensa) han sido testigos, se presentan inconvenientes, pero la buena nueva y la nueva noticia es que seguimos trabajando firmemente y prontamente les vamos a dar noticias al respecto, no les vamos a dar fechas exactas, pero la buena noticia es que nuestro ministerio está comprometido con tener un nuevo recinto, una nueva cárcel regional y nuestro Gobierno ha puesto todo su empeño en que esto salga adelante”.

El problema es que cuando se le pidió al seremi explicar qué había en concreto al respecto, más allá de las buenas intenciones de siempre, Cáceres respondió que “hay terrenos en estudio y esto está bastante avanzado... más avanzado de lo que había antes”.

Finalmente, Cáceres dijo que esperaba que el anuncio se pudiera hacer antes de que culminara el mandato de Michelle Bachelet, aunque fue enfático en que no iba a entregar fechas tentativas.

Declaraciones que de inmediato fueron puestas en duda por el senador de la UDI Víctor Pérez, quien derechamente las tildó de “solo palabras”.

El parlamentario comentó que “puedo asegurar que no tienen absolutamente nada, como nada hubo en 2014 y nada hubo en 2015 y esto es sencillamente porque para el Ministerio de Justicia sacar la cárcel de Chillán no es prioridad, de lo contrario ya tendrían algo, por lo menos un plano. Yo creo que el seremi (Cáceres) debería dejar de dar estos discursos y decir la verdad”.

25 presos más en una semana
El propio alcaide de la cárcel local, coronel Pedro Sanhueza, dijo la semana pasada a LA DISCUSIÓN que si bien en el CCP local no se ha llegado a un estado de hacinamiento, sí admite que hay “una sobrepoblación”.

Y las consecuencias de exigir al máximo la capacidad de albergue redunda en diversos fenómenos negativos, como la pelea que se formó la semana pasada luego que se dejara en prisión preventiva a más de una veintena de detenidos, sobrecargando la capacidad de hospedaje del ala de imputados de la cárcel local.

El dato lo confirma el coronel Pablo Toro, quien pese a aclarar que tal situación escapa a las facultades de Gendarmería por ser decisiones de los tribunales de Justicia, admite que “hubo un incremento importante de imputados la semana pasada, cerca de 25 personas, lo que escapa de la normalidad”.

Este fenómeno redundó en una riña al interior del patio de los imputados que terminó con varios internos con lesiones leves.

“En general, los imputados  tienen muy poca estabilidad en el recinto, porque están cuatro o cinco meses. Sin duda que van a provocar entre ellos algún problema de relaciones personales que se arrastran desde afuera, no es que se causen acá, pero es aquí donde buscan limar aquellas asperezas”, observó Toro.

Lo anterior podría sumarse al hecho que por decisión administrativa del nivel regional, la semana pasada se decidió hacer traslados de internos desde Concepción a otras provincias como parte del plan para despoblar la cárcel El Manzano.

“Hemos utilizado el recinto concesionado del Bío Bío para albergar a la mayor cantidad de población penal, por lo tanto no fue necesario usar otros recintos para despoblar El Manzano, y lo que respecta a este recinto (el de Chillán), llegaron ocho personas, previo estudio de sus antecedentes y algunos de ellos tienen arraigo familiar acá. Son internos de mediano y alto compromiso delictual, pero este recinto cuenta con la infraestructura para albergarlos”, finalizó Toro.

Familiares de reos se manifestarán en la Gobernación y rama suboficial de Gendarmería apela a mejoras laborales

Los familiares de los reos de la cárcel de Chillán, a través del precandidato a concejal por Chillán Viejo, César Díaz, consiguieron los permisos necesarios para realizar una manifestación para mejorar las condiciones en las que se encuentran los internos en el penal local.

“La idea es que no sea una manifestación agresiva, sino un acto cultural, con la presentación de grupos folclóricos y varias actividades, como la presentación de personas que han estado privadas de libertad y se les han vulnerado sus derechos a otras que han sido encarceladas injustamente”, dijo Díaz quien destacó que el evento se desarrollará este viernes de 19.00 a 22.00 horas en el frontis de la Gobernación y tiene por eslogan “Por un juicio justo”, en lo que esperan sea una investigación correcta por el caso de los reos agredidos en marzo.

Mejores condiciones laborales
Con el dato duro de que en Chile hay apenas 25 mil funcionarios de Gendarmería (incluyendo al personal administrativo) para una población penal de sobre 100 mil reos, el suboficial Cristián Montecinos hizo un llamado a la autoridad para que agilice la agenda corta antidelincuencia, que incluye a otros 4 mil funcionarios para la institución.

“Nunca se ha hecho un estudio sobre el nivel de estrés de nuestros funcionarios, nadie se pregunta por qué un funcionario llegó a cometer excesos, pero hay turnos inhumanos y gente que lleva trabajando por años con altos niveles de estrés. Nosotros trabajamos en una cárcel, no en un supermercado y con pocas herramientas se nos exige mucho”, destacó Montecinos.