Taxistas locales exigen aumentar la fiscalización sobre Uber

Advierten que en el año solo se han cursado siete partes a un universo de 3.000 vehículos Seremi de Transportes admite que no es posible realizar un trabajo más frecuente e intenso

Más de 150 taxistas que prestan el servicio de transporte público en la intercomuna se plegaron este lunes a la jornada de movilización nacional en contra de la aplicación de transporte para teléfonos celulares Uber.

Los conductores locales recorrieron las principales calles de la intercomuna formando una caravana que partió en la Plaza de Armas de Chillán Viejo y que finalizó frente a los Edificios Públicos de la capital provincial, exigiendo en todo momento erradicar a lo que ellos llaman una “competencia desleal”.

Según cálculos del presidente de la Agrupación de Taxistas de Chillán, Héctor Aedo, la presencia local de los vehículos Uber les ha significado una merma de al menos el 70% de los ingresos económicos  que solían recabar.

El impacto negativo a sus finanzas, según el representante gremial, se debe al sostenido aumento en el número de unidades que se han sumado a la aplicación, las que a la fecha alcanzarían los 3.000 aproximadamente, siete veces  mayor a los taxis que circulan en la intercomuna (421) y cuatro veces más en relación a Ñuble (650), según Héctor Aedo.

“La movilización que hacemos es por la falta de respaldo que hemos tenido por parte del Gobierno; nosotros somos los que estamos trabajando pegados al Estado de derecho y no se nos está respetando”, indicó.

El vocero de los taxistas chillanejos, si bien admitió que en la comuna se ha dado jornadas de fiscalización, recalcó que estas han sido insuficientes y poco relevantes, por lo que advirtió que es necesario mejorar el trabajo de inspección en terreno.

“Desde la última vez que nos reunimos con el seremi de Transportes, la Gobernación y Carabineros, ya hace casi dos meses, solo se han cursado siete partes, lo que es insuficiente para la cantidad de vehículos que hay (...) Es por eso que el motivo de la protesta apunta a pedir recursos al Ministerio de Transportes para que pueda potenciar las fiscalizaciones,  porque la verdad de las cosas esto ya se les escapó de las manos”, añadió.

Jaime Sánchez, quien presta el servicio en el Terminal María Teresa, sostiene que a diario los conductores de Uber les quitan los pasajeros, por lo que acotó que urgen medidas para evitar que se sigan expandiendo.

“No sé qué es lo que espera el Gobierno para resolver esto. Cómo se les ocurre permitir a unos caballeros trabajar sin documentos profesionales como nos exigen a nosotros; esto ya no tiene límites”, reiteró.

En tanto Nicolás Domínguez, taxista de la empresa Flotamiga, recalca que sus ganancias han caído en el orden del 50% desde que Uber empezó a operar en la comuna, situación que, añade, ha comprometido seriamente sus finanzas.

Trabajo
El secretario regional del Ministerio de Transportes, César Arriagada, informó que ha diferencia de otras ciudades de la Región del Bío Bío, en Chillán sí se han retirado de circulación vehículos Uber, porque existe capacidad de recepción en los corralones municipales.

Respecto al pedido de intensificación de la fiscalización,  el funcionario reveló que es inviable cumplir con un pedido de esa magnitud.

“Es muy difícil que podamos cumplir con la demanda que ellos hacen, ya que nos piden que diariamente estemos en estas labores de fiscalización, lo que claramente es muy complejo”, comentó.

El gobernador de Ñuble, Álvaro Miguieles, explicó que desde octubre del año pasado se vienen coordinando reuniones y acciones que han originado una serie de fiscalizaciones del transporte ilegal y que, en líneas generales, ha permitido sacar de circulación al menos una decena de vehículos.

“Las acciones se han abordado en forma conjunta con Carabineros, quienes están llanos a recibir denuncias del transporte ilegal de pasajeros”, aclaró.