Realidades opuestas viven bomberos de Ñuble

Una dispar realidad viven los cuerpos de bomberos de la Provincia de Ñuble. El contraste quedó reflejado este fin de semana en dos comunas. Mientras el pasado viernes en Bulnes se inauguraba, con la presencia del presidente nacional de la Junta de bomberos, Miguel Reyes, el nuevo cuartel institucional de la comuna -con una inversión de mil 200 millones de pesos gestionados a través del FNDR- el sábado en Quirihue, los voluntarios se desplegaban por las calles de la comuna solicitando el apoyo monetario de la comunidad para cubrir las numerosas necesidades que presentan, como el pago de deudas y compra de uniformes para nuevos cadetes.

Esta diferente situación dentro de una misma provincia, fue analizada por las autoridades bomberiles de la región y Ñuble.  “Quirihue, a mi como presidente regional, no me ha dado a conocer sus problemas económicos, yo desconozco esos problemas, pero no puedo juzgar si es así o no que los tengan, sencillamente al consejo regional no han dado a conocer ninguna situación de problemas económicos”, manifestó Dino Olivieri, presidente regional de bomberos. 

Olivieri explica que los cuerpos de bomberos reciben todos los años una subvención estatal para operaciones y para inversiones. Este canal de inversiones, que podría no ser tan alto en Quirihue afirma, es precisamente para la compra de materiales y uniformes. “Por otra parte también Quirihue puede presentar proyectos, hay dos vías para la obtención de recursos, de enero a agosto la vía extraordinaria a través de la Subsecretaría del Interior y desde septiembre a diciembre a través del artículo 26, que son las platas de bomberos para hacer proyectos”, detalló.

“Mi gestión ha sido tan simple, que atiendo siempre mi teléfono, atiendo a todo el que necesite, espero que si necesitan apoyo puedan hacernos llegar sus dificultades”, manifestó el presidente regional.

Realidades dispares

Herman Picero, presidente provincial de Bomberos, explica también la dispar realidad expresada en Ñuble. “Esto tiene que ver con la gestión que se haga en cada comuna, hay alcaldes que se han portado muy bien con sus cuerpos de bomberos, pero hay otros que la verdad dejan o dejaron mucho que desear porque en algunos casos ni siquiera aportaron subvención en bastante tiempo”, destaca. 

“El cuartel de Bulnes fue una gestión que se hizo entre la municipalidad, el gobierno regional y bomberos, y eso les permitió postular al FNDR, primero los diseños y luego la ejecución, ahora en Quirihue se está construyendo un cuartel nuevo que debiera ser inaugurado en septiembre u octubre, el cual se levantó, no a través del FNDR, sino a través de fondos que el gobierno asignó hace varios años atrás por el terremoto, para la reconstrucción, recursos administrados por la Junta Nacional”, precisó.

Picero manifestó su esperanza en que “las autoridades que formarán la nueva Región del Ñuble traiga buenos augurios para bomberos”, aludiendo a la próxima aprobación en el Congreso del proyecto que crea la región de Ñuble. “Esperamos poder trabajar a la par con ellos, para que podamos gestionar buenos recursos para sus bomberos, para equiparar las distintas realidades entre las comunas de la provincia”, expresó.