Ruta 5: Chillán pide paso en desnivel y calles de servicio

La carretera en su paso por la ciudad tendrá que tener un estándar superior de servicios.  La nueva concesión de la carretera Talca-Chillán comenzará el año 2020.

En el marco del proceso de concesión de la Ruta 5 Sur que se encuentra en desarrollo y que culminará con su licitación durante el segundo semestre del 2019, han surgido una serie de propuestas desde la Municipalidad de Chillán.

Las gestiones han sido conducidas por el alcalde Sergio Zarzar, el director de Obras Flavio Barrientos y el asesor urbanista Nelson Anabalón,  además de profesionales de la Secretaría de Planificación comunal.

La contraparte está conformada por el Ministerio de Obras Públicas y la empresa consultora contratada por la entidad estatal “Q Project”, la cual tiene que visualizar las obras de mejoramiento que serán integradas a la nueva concesión de la ruta Talca-Chillán.

Hasta ahora las reuniones han estado focalizadas en el ámbito municipal, pero la próxima etapa considera que la consultora se relacione con la comunidad, dirigentes y gremios, con el fin de conocer sus necesidades en materia vial y enriquecer el plan de concesión.

Nelson Anabalón expuso este jueves ante concejales las iniciativas de inversión que han surgido durante las citas de trabajo que han tenido con el Ministerio de Obras Públicas.

Tal como lo confirmó el alcalde a LA DISCUSIÓN el pasado martes, una de las obras que han sido manifestadas es la de contar con un nuevo acceso a Chillán desde la Ruta 5, que esté equidistante entre el actual, en el sector norte, y del sur, en la comuna de Chillán Viejo.

Hasta ahora el gobierno comunal se había inclinado por instalar un peaje y obras viales en la zona del cruce de la carretera con la Avenida Parque Lantaño, pero en consideración a la carga vehicular que presenta esa arteria, se están visualizando otras opciones.

Surgió desde el municipio la posibilidad de generar un acceso a la futura capital regional por el camino de Las Rosas, que en el futuro será parte de un circuito de alto estándar junto con Paul Harris.

Calles de servicio
Anabalón destacó que adicionalmente la municipalidad está planteando que la Ruta 5, en todo el territorio urbano desde el peaje norte hasta Av. Ecuador,  tiene que mejorar su estándar e incluir obras que en la actualidad no existen.

El arquitecto expuso que la carretera, en su paso por la ciudad, debe tener “un tratamiento urbano y por lo tanto, además de las dos vías de la carretera, debe proveer a la ciudad de calles de servicio  o ‘caleteras’, que faciliten el tránsito interno con medidas de seguridad adecuadas”.

Además se postula que la concesionaria que se adjudique el contrato tiene que hacerse cargo de modificar el diseño del peaje norte, que a juicio de autoridades locales y de la misma comunidad, tiene fallas de ingeniería, lo que lo afecta su seguridad.

Otro elemento básico del que se debe ocupar la próxima concesionaria es de la construcción de un paso sobre nivel en el cruce de la carretera con el camino a Nahueltoro. Este es un factor relevante por cuanto justo en ese sector estará el futuro casino de Chillán, que concentrará una gran cantidad de vehículos.

Se debe considerar que ese cruce es parte de la construcción del futuro baipás oriente, que es una obra de alto estándar que nacerá en el peaje sur en Chillán Viejo y se conectará con el camino a Nahueltoro por el norte, evitando el paso de camiones de alto tonelaje por Chillán y brindará además nuevas alternativas para la conexión  con las comunas de la precordillera.

Se suma la necesidad de mejorar las señales del tránsito  de acceso a la ciudad, con el fin que los automovilistas no se desvíen por desconocimiento de la ruta y pasen de largo.