Brillan con proyecto que busca tratar el Alzheimer

Viajaron  rumbo a Punta Arenas con el anhelo de ser elegidos entre mentes brillantes del ámbito de la ciencia, y así lo consiguieron, tras medirse con otros 165 grupos de todo el país que buscaban vivir una expedición a la Antártida. Se trata de los sancarlinos Danthe Villa y Salma Espinoza, alumnos de tercero medio del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, quienes lograron ganar en la “Feria Antártica Escolar” (FAE) con su proyecto de investigación “Las esponjas marinas, nueva fuente de células madre para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas”.

La idea de los jóvenes fue postulada a esta última categoría con el respaldo de su profesora de Química, Ivi Rodríguez, quien guió sus pasos hasta el triunfo. No fue fácil para los estudiantes sortear las fases de la convocatoria que les permitió llegar a clasificar entre 15 propuestas científicas y finalmente ser elegida por unanimidad por parte del jurado Inach, debido a constituir un avance significativo para revertir o aminorar los efectos de las patologías neurodegenerativas.

Una nueva esperanza para el combate del Alzheimer y el Parkinson se abre de la mano de estos ñublensinos a partir del análisis de las esponjas marinas, que por sus propiedades, según plantean, son capaces de generar un nuevo organismo. Su capa externa podría regenerar el tejido nervioso, específicamente, las neuronas, que en el caso de ambas patologías, se deterioran en forma progresiva.

“Nos llamó la atención las propiedades que tienen, porque son capaces de regenerar cualquier cosa. Si uno las corta se regeneran por completo y cuando hay condiciones frías éstas son capaces de duplicarse para poder sobrevivir”, explicó Danthe Villa.

Según sostuvo Salma Espinoza, hay una amplia variedad de poríferos o animales invertebrados acuáticos en las profundidades del mar, pero solo las Hexactinellidas constituyen el foco de su atención.

“Éstas se encuentra en abundancia en la Antártida, son muy profundas, porque son las únicas en que se pueden ver sus capas neuronales, endodermo y la extodermo, que es con la que nosotros trabajaremos, porque serían las que regeneran las células nerviosas. En otras clases no se diferencian sus capas neuronales”, explicó la alumna.

Trabajo colaborativo

Fueron meses de perseverancia y compromiso para presentar la hipótesis junto a dos alumnos -Maximiliano Bernal y Romina González, del Colegio Amazing Grace de La Serena-, con quienes tuvieron que asociarse, ya que este año la feria se trató de generar a nivel escolar una  propuesta colaborativa en temas polares. Para cumplir con ese objetivo, los jóvenes trabajaron vía Internet con los nortinos, esfuerzo que los llevó a ser el centro de elogios en la FAE.

“Quisimos dar solución a estas enfermedades, porque son las más comunes en la población adulta y mucha gente se ve afectada muy joven y a la vez se confunden con otras por sus síntomas. No es solo la pérdida de memoria, porque muchas veces se cae en depresión. Además, para estas patologías son pocos los tratamientos que existen, no hay ninguno que contribuya a un buen resultado, por eso quisimos hacer el proyecto”, sostuvo la docente.

El logro de los alumnos no solo fue reconocido como un aporte a la investigación por parte de los científicos del Inach, también los hace merecedores de un premio, la “Expedición Antártica Escolar”, que se desarrollará en la isla Rey Jorge, en la península Antártica, y comprenderá un completo programa de actividades científicas en terreno, contando con el apoyo metodológico y logístico de profesionales.

“Me siento orgullosa de los niños, porque se comprometieron con esta idea de principio a fin. Sin el compromiso de ellos es probable que no hubiésemos logrado nada. Eso es lo que se necesita, niños comprometidos, y no solo destacarse por tener buenas notas”.

Uno de los desafíos que se plantean en adelante los ñublensinos es concretar la propuesta para avanzar en el tratamiento de los males mencionados. Sin embargo hay algunos obstáculos en el camino, como la falta de recursos con los que deben lidiar, advirtió la profesional.

“En Chile se invierte poco en ciencia y eso es lo que hace falta, hay buenas investigaciones, pero a veces no hay recursos y no se pueden llevar a cabo (...) Nosotros queremos continuar con esto, lo ideal es asociarnos con una universidad y a partir de eso comenzar a experimentar”.

La FAE

El propósito de la Feria Antártica Escolar es incentivar el desarrollo de la investigación científica y tecnológica en el continente blanco, a través de la divulgación y valoración del conocimiento.

Durante trece años el concurso ha sido un encuentro de ciencia juvenil más bien “tradicional”, donde se presentaban proyectos de investigación ya concluidos frente a un jurado profesional y ciudadano.