“El recambio de estufas se ha dado a la capacidad de instalarlas"

Solo 228 estufas ha entregado la Secretaría Regional del Ministerio de Medio Ambiente en Chillán y Chillán Viejo, en el contexto del programa de recambio considerado en el Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA). La ejecución de la política, considerada una medida estructural del documento ambiental promulgado el 28 de marzo del 2016, hasta el momento representa una ejecución del 1,1% de la meta autoimpuesta por el Gobierno, que es reemplazar 20 mil aparatos antiguos por un número igual de equipos eficientes en una década.

La escasez de recursos ha sido una de las mayores trabas del texto y si bien este año se tiene considerado triplicar la oferta del 2016, la cantidad no alcanzará para cumplir con la meta anual, que es chatarrizar al menos 2.000 unidades. Pese a que en su segundo año de vigencia las medidas preventivas (recambio de estufas y aislación térmica de viviendas) y restrictivas al uso de leña no han sido determinantes en la mitigación de la polución por material particulado fino, el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, conversó con LA DISCUSIÓN y defendió el documento.

- El programa de recambio ha sido lento en Chillán y Chillán Viejo ¿se prevén mejoras en la iniciativa?
Generalmente, nosotros hemos tenido un programa de acuerdo a la capacidad de instalar y ejecutar las capacidades locales. Creo que hemos trabajado con los proveedores para tener capacidades locales que permitan aumentar la cantidad de recambios; hay ciudades como Temuco o Coyhaique donde somos capaces de instalar más de 1.500 o 2.000 calefactores por año y esta capacidad la hemos aumentado recientemente en Chillán.

- ¿Admite que hay un retraso en la ejecución del documento?
- No podría decirse que hay un retraso en la implementación del Plan de Descontaminación de Chillán, ya que tenemos una hoja de ruta de 10 años. Los problemas de la contaminación atmosférica no se van a solucionar de la noche a la mañana, pero vemos brotes verdes de esperanza en que se va a limpiar el aire en la ciudad (...) Y para eso también es importante el compromiso ciudadano.
 

- ¿Se inyectarán más recursos para la aplicación del plan?
- Lo que va a aumentar en los próximos años es el aporte regional, ya que hemos visto en otras regiones que el FNDR ha sido importantísimo para poder aumentar la disponibilidad de financiamiento para el recambio de calefactores. Asimismo, el próximo año vamos a debutar con un cambio de calefactores con préstamo para aquellas personas con mayores ingresos; serán préstamos blandos que permitirán ampliar el beneficio de recambio de calefactores no solo a aquellas personas con menores recursos.

- A un año tres meses de haberse publicado ¿cree que ha sido determinante el PDA?
- Todavía no hemos visto el efecto de las medidas estructurales, pero sí de las paliativas que han permitido tener menos episodios críticos. Desde que estamos midiendo en Chillán, las concentraciones han bajado al orden de 40% desde el año 2012, cuando se inició la medición, entonces hay una necesaria transformación cultural reconociendo que hay un problema(...) Hay gente que ha optado por otro tipo de calefactores, lo que ha sido demostrado a través de las cifras que indican que hay una caída en la venta de calefactores más contaminantes.

- En términos generales ¿Cómo evalúa al PDA de la intercomuna?
- Estamos trabajando en la implementación. Creo que las transformaciones que hemos querido lograr en la calefacción se han iniciado y la gestión de episodios críticos ha tenido mayor acatamiento, lo que ha significado una reducción importante de episodios críticos también.

- ¿El compromiso ciudadano con las medidas restrictivas al uso de leña ha sido el que esperaban?
- Creo que puede mejorar, pero estos procesos son graduales. Hemos visto en ciudades de Chile como de un año para otro el acatamiento de las medidas en días de mala calidad del aire se logra y el resultado de eso es que hay menos episodios críticos y si uno compara cuántos había el 2013 versus los últimos años, vemos que hay una sostenida mejora (...) Pero lo que no va a cambiar son las malas condiciones de ventilación que naturalmente tiene Chillán, pero aún así estamos siendo capaces de reducir los episodios críticos.