Intercomuna será pionera en tener un Plan de Inversiones en Movilidad

La inminente creación de la Región de Ñuble plantea el desafío de incluir ese factor en el proceso de renovación del nuevo Plan Regulador Intercomunal Chillán-Chillán Viejo, Prich, que está en marcha, luego de que la Seremi de Vivienda licitara el estudio durante la semana.

La entidad dispuso en la mismas bases del plan que ese elemento fuera parte fundamental del estudio, pues se trata de un factor que puede abrir una serie de escenarios y proyectar el devenir de la conurbación, o incluso propender al desarrollo de una zona metropolitana entre varias comunas cercanas.

La Seremi de Vivienda exige  que quien gane la licitación en marcha tiene que manejar como antecedente relevante “el proceso de creación de la Región de Ñuble, proyecto de ley que fue aprobado por el Senado el 10 de enero del 2017 y que hoy se encuentra en la Cámara de Diputados para su discusión final. Dicho proyecto propone convertir a la Provincia de Ñuble en la XVI Región del país, siendo Chillán la nueva capital regional. Por lo anterior, el consultor deberá incorporar dicho escenario desde el inicio del estudio, incluyendo a la comunidad y actores clave del ámbito público y privado que han participado en el proceso de creación de esta nueva región”.

A juicio del seremi de Vivienda, Jaime Arévalo, como otros actores relevantes en el diseño de políticas públicas locales, integrar al plan el nacimiento de la nueva unidad administrativa que tiene como núcleo a la capital y la conurbación, tendrá la virtud de definir acciones consistentes y de largo plazo.

Además de aquel factor, el Plan Regulador Intercomunal tiene que basarse en otro instrumento de planificación estratégica, como es el Plan de Ordenamiento Territorial, que se enlaza tanto con la Región de Ñuble, el Prich, los planes reguladores comunales, los pladecos y otros instrumentos  de planificación locales.

Integrar el Plan de Ordenamiento Territorial como factor relevante, plantea el seremi, “impulsa una pronta actualización del Prich, para generar un sistema de planificación coherente y compatible con el estado actual de la planificación urbana, vinculando las escalas de planificación de nivel regional, intercomunal y comunal”.

Para el director del Centro de Estudios Regionales, CER, Renato Segura, la futura región tiene la oportunidad de ejecutar un Plan Regulador Intercomunal realmente visionario, que defina las líneas de su evolución en un amplio espacio temporal, lo cual implica plasmar sobre el papel iniciativas ambiciosas, que estén amparadas en las proyecciones de las urbes.

Agrega que Chillán y Chillán Viejo y las comunas circundantes tendrán sin lugar a dudas cambios de relevancia en los próximos años, que incidirán en la forma en que se mueven las personas y por lo tanto en la red carretera que las conectan.

La evolución de la zona se verá además modelada por la existencia de una capital provincial que estará en Bulnes y por lo tanto fuera de Chillán como ocurre hasta ahora, lo que agrega un nuevo factor de análisis y que apunta hacia la conformación de un Área Metropolitana vigorosa al anexarse a ella otras comunas cercanas a Chillán.

Lo cierto, agrega Segura, es que esta nueva carta de navegación para la conurbación tiene que ser elaborada pensando en metas de largo plazo y no caer en la tentación de generar un instrumento para resolver problemas puntuales, pues si así fuera, quedaría obsoleto en pocos años.

Segura aboga para que partiendo con la nueva región se genere un plan estratégico que se adelante a todos los cambios previsibles que tendrá esta zona en el transcurso de los próximos años, desde todos los ámbitos de quehacer humano.

Estudio

El seremi de Vivienda, Jaime Arévalo, informó que el estudio para generar el nuevo Plan Regulador de la intercomuna, que comenzará a ejecutarse durante este año, está programado para ser entregado por la firma que lo elabore  durante el primer semestre del 2019. Una vez concluido, se debe materializar el proceso de aprobación, considerando la revisión del instrumento por parte de los municipios y la aprobación por el Gobierno Regional.

Arévalo recalcó que el pasado 16 de junio la Secretaría Regional Ministerial publicó la licitación “Actualización del Plan Regulador Intercomunal de Chillán y Chillán Viejo (Prich) que tiene como objetivo principal desarrollar el estudio de actualización del instrumento de planificación intercomunal, el cual fue elaborado hace más de 10 años, encontrándose vigente desde su publicación en el año 2007”.

La actualización plantea una revisión integral del instrumento vigente, ajustando su normativa a las disposiciones legales y reglamentarias actuales, considerando los criterios de la jurisprudencia administrativa emanada de la Contraloría General de la República y considerando las necesidades de desarrollo actuales y futuras del territorio intercomunal.

Dentro del análisis, detalla Arévalo, están consideradas todas las materias que atañen a un PRI en el área urbana,  como analizar las zonas de extensión urbana, la clasificación de la red vial pública, los terrenos destinados a vías expresas, troncales o parques intercomunales.

Se suman las definiciones y normas urbanísticas de la infraestructura y las actividades productivas de impacto intercomunal, la definición de áreas de riesgo intercomunal, el reconocimiento de las áreas de protección de recursos de valor natural y patrimonial.

En lo que respecta al área rural, se requieren definiciones sobre zonas no edificables, las áreas de protección de valor natural y patrimonio cultural así como los usos de suelo para la aplicación de permisos de construcción en áreas rurales.

Nueva red vial

La nueva capital regional y Chillán Viejo verán crecer sus áreas urbanas de manera notable en el futuro y en sus respectivos planes reguladores están plasmadas las nuevas calles avenidas y arterias que formarán parte de la red.

Para satisfacer las necesidades de conectividad de la nueva capital regional existen una serie de proyectos que están vinculados al Plan Maestro de Transportes que fuera elaborado durante el año 2012 por la Sectra de la Seremi de Transportes. Las iniciativas siguen en proceso de estudios, sin que ninguna se haya concretado a la fecha.

En este escenario futuro surge un elemento novedoso considerado en este estudio, destaca Arévalo, como es la elaboración de un Plan Intercomunal de Inversiones en Infraestructura de Movilidad y Espacio Público, en concordancia a lo señalado en la Ley Nº 20.958 que establece un Sistema de Aporte al Espacio Público, publicada en octubre del 2016.

La autoridad agrega que “este plan deberá definir una cartera de proyectos, obras y medidas de carácter intercomunal, que serán elaborados por la Seremi con el apoyo de ambos municipios y cuya ejecución será financiada por los fondos obtenidos a través de la aplicación de esta misma ley”. 

Arévalo agrega que “la intercomuna de Chillán-Chillán Viejo será una de las primeras a nivel nacional en elaborar un plan de estas características”, lo que parece muy beneficioso para definir la cartera de proyectos del futuro para este territorio.

Arévalo recalca que ligar el tema regional con el Prich “permite establecer una primera línea de base y propuesta normativa como pilar para el desarrollo de ambas comunas una vez sean parte de Ñuble Región, orientando un adecuado crecimiento y relación con el medio”. 

Adicionalmente, “define para ambas comunas aspectos de conectividad e infraestructura que sin lugar a dudas será necesario  normar, toda vez que ambas dimensiones se constituirán en ejes prioritarios como ocurre con nuestras capitales regionales”.

Destaca la autoridad que “siempre es un desafió proponer normativamente escenarios de potencial desarrollo territorial. En este sentido, el Minvu ha puesto especial cuidado en que este instrumento garantice y oriente el devenir futuro de Chillán y Chillán Viejo, destacando y valorando aquellos aspectos propios, como una forma de relevar la armonía y equilibrio de ambas ciudades y su vinculación con el medio natural”.

Actualización necesaria

Claudia Rigall presidenta de la Cámara Chilena de la Construcción filial Chillán, entiende que los instrumentos de planificación actualizados son relevantes para la proyección y el futuro crecimiento ordenado, armonioso y planificado de las ciudades. 

Por ello, destaca que “tomando en cuenta que el Plan Regulador Intercomunal está vigente hace 10 años y durante ese tiempo no ha sido modificado, se vuelve fundamental su actualización. Además todos estos instrumentos, desde el metropolitano hasta el sectorial, deben estar alineados y preparados para enfrentar los cambios que la ciudad desde ya enfrenta y ser capaces de prever algunas situaciones de crecimiento y desarrollo”. 

Rigall pone de relieve que es perentorio que un proceso de esta envergadura considere los principales cambios que ha vivido la zona, tanto económicos, sociales, políticos, entre otros, donde es de especial relevancia la nueva estructura que conllevará la conformación de la futura Región de Ñuble que sigue avanzando en su tramitación legislativa. 

“A ello se suma, como lo precisan las bases de licitación, que alrededor del 50% de los artículos de la ordenanza deben ser modificados para ajustarse a la normativa vigente, por lo que es esencial el paso que se está dando. En este aspecto, resulta clave abordar temas asociados al desarrollo urbano y las potencialidades de la zona, de manera de propiciar un crecimiento armónico y con una visión a largo plazo”, sostuvo.