Repararán 34 puntos críticos de inundación en la intercomuna

La inesperada e intensa lluvia con granizo caída el pasado domingo tomó por sorpresa a los habitantes de la intercomuna, quienes solo esperaban la ocurrencia del fenómeno natural recién este miércoles,  tal y como lo anunciaba la Dirección Meteorológica de Chile.

La torrencial pero breve precipitación, que no duró más de 40 minutos, ocasionó serios estragos en diferentes sectores de Chillán y Chillán Viejo, dejando en evidencia lo poco preparada que está la  ciudad ante eventualidades climáticas extremas.

A las ya conocidas zonas críticas de anegamiento que siempre se identifican dentro de las cuatro avenidas de la capital provincial, como en las intersecciones viales de 5 de Abril con Maipón, 5 de Abril con Constitución, Argentina con Libertad, Ecuador con O’Higgins, Collín con Sargento Aldea, 5 de Abril con El Roble entre otras, se le suman las existentes en la periferia de la ciudad.

Y a pesar de que por medio de las redes sociales los chillanejos denunciaron con videos y fotos los múltiples problemas que les tocó vivir en diferentes puntos de la ciudad, principalmente en los sectores oriente y poniente, el balance que se entregó desde la Municipalidad de Chillán fue positivo.

El alcalde Sergio Zarzar reiteró que lo que se produce en la comuna con una fuerte lluvia son hechos menores y comparó una vez más la eficiencia de las redes locales de aguas lluvia con las de la capital del país.

“Si alguien piensa que Chillán no respondió, yo digo no; con esta misma agua en Santiago tendrían que salir a las calles en botes inflables o nadando y acá solo se inundaron algunos puntos. No se olviden que yo insistí en el plan maestro de aguas lluvias, que requiere una inversión de $30.000.000.000, y no se olviden de que en enero ya se anunció la intervención inicial, para lo cual se destinaron $5.000.000.000”,  sostuvo este lunes el jefe comunal.

Responsabilidad del Gobierno
Según información entregada por la Dirección de Aseo y Ornato chillaneja, la tarde del último domingo se recibieron 18 llamadas telefónicas, de las cuales solo dos ameritaron un trabajo especial. 

El jefe de la oficina, Víctor Fernández, recordó que si bien el municipio hace trabajos primarios cuando existen problemas de anegamientos, como destapar las alcantarillas de hojas acumuladas, aclaró que las dependencias gubernamentales son las encargadas del estado de las redes de aguas lluvias.

“La mantención y recuperación de los sumideros de agua lluvia corresponde al Serviu y al Ministerio de Obras Públicas, así está establecido por la legislación”, sentenció Fernández.

Respecto a los trastornos que ocasionó la lluvia del domingo en la intercomuna, el consejero regional ñublensino Claudio Eguiluz advirtió un falta de previsión en las grandes ciudades de la región.

“Lo ocurrido en Ñuble demuestra que no ha existido una política preventiva y estamos expuestos en las grandes ciudades a anegamientos e inundaciones, con el riesgo que eso implica para la población. No ha existido un plan de inversión en esta materia que permita resolver los problemas, en consecuencia no nos debería extrañar si un invierno lluvioso produce estragos en la zona”, comentó la autoridad regional.

Mejoramiento de las redes
Mientras el aguacero, que se calculó en cerca de 20 milímetros de agua, invadía el centro de Chillán, en el portal Mercado Público se desarrollaban los últimos días de una licitación que busca intervenir las redes de aguas lluvia de 34 puntos de la intercomuna. El concurso público lo inició el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) el pasado 17 de marzo.

Limpieza de colectores, cámaras y sumideros, reposición de tapas de cámaras y rejillas y la construcción de un sumidero tipo S-2 son los trabajos que se planificaron para materializarlos antes de que comience este invierno.

Asimismo, se removerá y reemplazarán las tuberías y sumideros en mal estado de las zonas identificadas.

Son 22 los puntos los que la Municipalidad de Chillán, previo pedido del Serviu, escogió como los que más urgen intervenir.

En el nororiente de la ciudad se hará trabajos en las intersecciones de las calles Concepción (General Cruz y Juan de Dios Olivares), Miraflores (General Cruz y Pasaje 5), Chorrillos (Yungay, Pasaje 5, General Cruz y Juan de Dios Olivares), Chacabuco (Vicente Méndez e Iquique), en la esquina de Juan de Dios Olivares con la Avenida Argentina y en la calle Alcalde Iván Ulriksen.

Por el suroriente se harán mejoras en el pasaje Ñuble (esquina con Pueblo Seco y Los Montes), Los Huilliches con Los Lleuques y en una parte del camino a las Termas.

En el sur los trabajos se harán en Madrid con Demetrio O’Higgins y en el sector oriente las esquinas elegidas fueron las de Parque Lantaño con Rosas y Pasaje 4 con 5 Poniente.

A todos estos puntos se le deben sumar las faenas que se harán en los sistemas de colectores Malleco, Los Batallones y Los Dragones.

En tanto seis de los 12 trabajos de conservación de redes secundarias de aguas lluvia que se efectuarán en  la comuna histórica se ubicarán en la Avenida O’Higgins, concentrándose las faenas en las esquinas con Serrano, Escala, Egaña, Barboza, Virrey Don Ambrosio, y en el tramo de Luis Araneda y Serrano.

Se hará lo mismo en las calles Gacitúa (al llegar a Baquedano y entre Las Canoas-Las Quilas), Luis Arellano (tramo O’Higgins-Juan Martínez), Paula Jaraquemada (esquina Baquedano y en el tramo Serrano-Luis Araneda) y Las Canoas (al llegar al cruce con Gacitúa).

Trabajos
De acuerdo al proceso de licitación del proyecto “Conservación de las redes secundarias de aguas lluvia 2016”,este miércoles se realizará la apertura técnica de los oferentes y exactamente un mes después (6 de mayo) se entregará la adjudicación del proyecto. La inversión será de $90.000.000 y las obras deberán realizarse en un plazo de tres meses.

El delegado provincial del Serviu Ñuble, Óscar Crisóstomo, precisó que todos los años le compete a su repartición la conservación de las redes secundarias de aguas lluvias. No obstante, Crisóstomo explicó que corre por cuenta de los gobiernos comunales la mantención de las mismas. 

“La administración de este tipo de espacios corresponde a los municipios, los cuales de acuerdo a las contingencias de anegamientos que se producen en el transcurso del año, identifican puntos críticos que requieren de una conservación. Para concretar dicha conservación, los municipios postulan vía proyectos a fondos del Serviu o del MOP”, indicó el funcionario de gobierno.