Bulnes: Debaten sobre posible control al uso de la leña

Tal como en Chillán y Chillán Viejo, las aparición de episodios de contaminación por humo de chimenea, se transformó en foco de preocupación en el seno del Concejo Municipal de Bulnes. 

Es así como los concejales buscan incorporar una nueva normativa para el uso correcto de la leña en la próxima ordenanza municipal sobre el tema que se encuentra en proceso de actualización.

Las posturas en tornos al tema quedaron de manifiesto durante la última sesión de concejo, en la que los ediles debatieron en torno a los desafíos que representaría para el municipio la actualización de la ordenanza, considerando la nueva realidad en torno al uso de la leña.

También algunos pusieron en duda los efectos que tendría, por ejemplo, medidas restrictivas, tal como ocurre hoy en la intercomuna Chillán-Chillán Viejo, en especial desde el punto de vista político, al no ser una medida popular el limitar el uso del principal combustible de la comunidad durante los meses de invierno. 

En este contexto, una de las preocupaciones de un eventual control al uso de la leña así como de una medida de restricción en casos de emergencias o preemergencias ambientales, aspectos que podrían ser incorporados a la nueva ordenanza, apunta a la labor que deberán cumplir los fiscalizadores municipales. 

“Yo creo que los inspectores que tenemos no cuentan con la expertise que demanda este tipo de función”, afirmó el concejal Oscar Troncoso, según se desprende del acta de la sesión, publicada por el sitio de noticias de Bulnes, El Vecinal. 

El mismo concejal, advirtió que “no tenemos los instrumentos de laboratorio para la toma de muestras, es decir, faltan una serie de elementos que plantea la ordenanza, que son necesarios se implementen antes de comenzar con la misma”. 

Desde el municipio, Iván Quintana, se refirió a la posible creación de un departamento del medioambiente. Actualmente, se dispone de los instrumentos, por lo que se deberá habilitar un espacio físico y capacitar a funcionarios. Agregó que la ordenanza es un comienzo, lo que permitirá ir haciendo frente a los problemas que vayan surgiendo. 


Coincidió además en que la actualización de la ordenanza es clave puesto que el último instrumento data de hace 17 años.