4 mil nuevas estufas llegarían a Chillán con proyecto GORE

El año 2012  Chillán y Chillán Viejo fueron declaradas Zona Saturada. El año pasado el seremi entregó en la intercomuna  228 estufas a parafina, gas y pellet. Un millón de pesos es el costo promedio de una estufa a pellet en la comuna.

Una lenta ejecución ha tenido el programa de recambio de calefactores en Chillán y Chillán Viejo, medida estructural contemplada en el Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) local, que rige desde el 28 de marzo del 2016.

Solo 228 estufas ha entregado la Secretaría Regional del Medio Ambiente en el contexto del documento, con el cual se busca reducir el 59% de la polución por material particulado fino (MP2,5), compuesto tóxico contenido en el humo de leña producido durante la combustión de la popular biomasa.

Lo alcanzado hasta el momento con la iniciativa preventiva representa el 1,1% de la meta autoimpuesta por el Ejecutivo, que apunta a reemplazar 20 mil aparatos antiguos por un número igual de equipos modernos en el lapso de una década.

De acuerdo a la estimación que en su momento planteaba la autoridad regional de la cartera, Richard Vargas, cumplir con la meta de Gobierno significaría entregar regularmente al año 2.000 calefactores a los habitantes de la intercomuna, situación que no se alcanzó el 2016 y que peligraría el 2017, según dejó entrever el propio seremi.

El funcionario admitió en marzo pasado que su despacho no contaba con los recursos suficientes para impulsar de manera agresiva el programa de recambio en el presente año, dado los gastos que se ha tenido que realizar a causa de los incendios forestales de enero último.

De hecho Richard Vargas se animó a calcular que en todo el año 2017 los sistemas de calefacción disponibles serían del orden de los 1.000, casi la mitad de la meta anual.

Ante la escasez de presupuesto propio para echar a andar la política, el Seremi de Medio Ambiente decidió solicitar al Gobierno Regional (GORE) dineros frescos para ejecutar la importante medida.

Solicitud
El proyecto denominado “Transferencia recambio de calefactores Chillán y Chillán Viejo”, estimado en $3.500 millones, está gestionando en el órgano gubernamental el seremi Richard Vargas, financiamiento que ayudaría a masificar la hasta ahora poco relevante medida.

“Se está revisando el proyecto para conseguir los recursos; si lo logramos vamos a ser capaces de ponernos no solo al día, sino que nos permitiría ponernos a la vanguardia en el recambio y darle un respiro a la comunidad de Chillán y Chillán Viejo”, indicó.

La autoridad regional manifestó su confianza de que el intendente Rodrigo Díaz le entregará el respaldo a la iniciativa.

“Con ese dinero saldríamos para adelante y responderíamos las necesidades que tenemos. Este proyecto está en evaluación, pero además se tendrá que buscar disponibilidad presupuestaria, porque entendemos que las necesidades de la región son múltiples. No obstante, como Seremi de Medio Ambiente nos hemos preocupado de poner el tema a disposición para que entre en la priorización de recursos del Gobierno Regional”, manifestó. 

A juicio de Richard Vargas, con el millonario monto se podría garantizar el recambio de equipos de a lo menos dos años, por lo que se mostró entusiasmado de que la resolución les sea favorable.

“Podríamos tener dinero para hacer recambios del orden de cuatro mil estufas, las cuales se podrían entregar hasta un máximo de dos años; todo dependerá del presupuesto que tenga disponible el GORE, porque hay que recordar que anualmente bordea aproximadamente los 100 mil millones. Lo importante es que el intendente lo ha recomendado para su evaluación, por lo que esperamos que siga su curso normal, que no es sencillo y fácil, de modo que no quiero darlo por aprobado”, explicó.

Etapas
El consejero regional Javier Ávila sostuvo que dependerá del intendente darle prioridad al proyecto con el objetivo de acelerar su trámite y así analizarlo para su eventual aprobación y entrega de recursos.

Ávila indicó que las frecuentes jornadas de saturación por humo de leña en Chillán y Chillán Viejo se han convertido en un tema relevante para él y sus colegas locales, de modo que adelantó que entregará su apoyo a la iniciativa, sin que esto no signifique que se revisará adecuadamente la petición.

“Es algo grave la contaminación por leña en la intercomuna y de hecho vamos a ver el proyecto con mucho interés. Si bien se lo calificará por su propio mérito, lo más probable es que analicemos sus características asociándolo a la gama de medidas que tiene la Seremi del Medio Ambiente en el GORE referidas a la contaminación”

El consejero de Renovación Nacional agregó que, por lo general, los proyectos que entran en revisión no pasan mucho tiempo en ese estado, ya que la gestión del Gobierno Regional apunta a que estos no se eternicen en carpeta.

En deuda
Según información publicada a fines de mayo por la División de Calidad del Aire del Ministerio de Medio Ambiente, hasta abril del presente año la Región del Bío Bío (en el que se incluyen las comunas de Chillán-Chillán Viejo y Los Ángeles) presentaba la segunda menor cantidad de estufas de recambio del país con un total de 1.018 aparatos, solo superando a la Región de Los Ríos (807).

La Araucanía (6.003), Aysén (5.020), O’Higgins (1.567), Los Lagos (1.461) y El Maule (1.189) son las regiones donde también se ha aplicado el programa.