Inédita ruta médica atendió a 19 indigentes en día más frío del año

La plazoleta Sargento Aldea es uno de los lugares donde pernoctan personas en situación de calle. Al menos 1.200 indigentes existen en toda  la Región del Bío Bío.

Temperaturas mínimas bajo cero vienen soportando los chillanejos desde la última semana de mayo.

La más extrema de ellas se constató en la mañana de este martes, cuando los termómetros marcaron -2.8 grados Celsius, según los registros del aeródromo Bernardo O’Higgins.

La baja sensación térmica, humedad del ambiente y la alta carga de virus respiratorios como el sincicial o la influenza, son algunos factores que ponen en riesgo la salud de niños, adultos mayores y de las personas sin techo que   pernoctan en lugares públicos de la comuna.

La situación de estas últimas es más sensible aún debido a los problemas de alcoholismo y drogadicción que los aqueja, condiciones sociales que aumentan su grado de vulnerabilidad y que constantemente amenazan sus vidas.

Solo el año pasado seis personas en situación de calle fallecieron en Chillán, tres por patologías respiratorias (dos a raíz de la neumonía y uno por tuberculosis) y las otras a causa de un posible traumatismo cerebral, una de cáncer gástrico y una sin origen conocido.

Según el catastro más reciente realizado por la Secretaría Regional del Ministerio de Desarrollo Social, en Chillán son 200 personas las que han hecho de algunos espacios públicos su hogar.

Además de la capital provincial, Bulnes, Chillán Viejo y San Carlos son las otras tres comunas en donde se observan casos de indigencia, los cuales no superarían los 50.

En terreno
Ante el duro diagnóstico local sobre la realidad de las personas vulnerables en las cuatro comunas de Ñuble y tratando de evitar que se repitan nuevos casos catastróficos de gente fallecida en la capital provincial, el gobierno inauguró la noche del lunes un inédito programa de salud en terreno que garantiza a las personas recibir atención médica en los propios lugares donde pernoctan.

El servicio es prestado por un equipo profesional conformado por un médico, una enfermera y un técnico paramédico, el cual recorre las zonas de las cuatro comunas ñublensinas identificadas por tener población indigente.

Los recorridos cubrirán los albergues u hospedajes definidos, además se harán prestaciones en lugares donde frecuenta la gente vulnerable; en el caso de Chillán serán el frontis del Hospital Clínico Herminda Martín, la plazoleta Sargento Aldea, plazas, entre otros puntos del centro de la ciudad.

La encargada del Área Social de la Seremi de Desarrollo Social, Ana Soto, recalcó lo poco amigable que ha sido el clima chillanejo en las últimas semanas, por lo que destacó la importancia de la política gubernamental que se inauguró el lunes.

“Este año ha sido de bajas temperaturas antes de lo esperado y ante esto el seremi Juan Eduardo Quilodrán ha gestionado todo lo necesario para que el Plan Invierno se lleve a cabo lo antes posible; es por eso que el equipo médico y profesional dio el inicio de la Ruta en Calle y lo que busca es una estrategia para elevar las condiciones de vida de estas personas y mejorar la situación en que duermen y se alimentan, evitando el deterioro en su salud”, manifestó la funcionaria pública, añadiendo que en la Región del Bío Bío serían al menos 1.200 personas el público objetivo.

Satisfacción
El director (s) del Servicio de Salud Ñuble, Walter Garrido, explicó que la provincia es la cuarta zona del país en la que se aplica la denominada Ruta Médica Calle.

“Es reconfortante realizar este trabajo; es un diseño que teníamos conversado y cuando supimos que el año pasado se realizó en la Provincia de Concepción, nosotros lo propusimos y decidimos sacar adelante esta estrategia que es muy potente”, precisó.

El funcionario detalló que dentro de las políticas públicas siempre se ha tenido presente la ayuda a las personas en situación de calle y subrayó que el mecanismo de ayuda social que se implementó, permitirá mejorar y focalizar la labor.

Garrido sostuvo que el equipo profesional en terreno está en condiciones de realizar atenciones en temas de morbilidad, análisis de signos vitales, nebulización (si fuera necesario), curación de heridas, indicación de medicamentos y vigilar que los pacientes no tengan patologías graves como neumonía,  que indique un tratamiento distinto.

“Se trabaja de manera coordinada con los Samus y Sapus de tal forma que estas personas puedan acceder a la atención sanitaria de acuerdo a su gravedad”, manifestó.

El jefe (s) del SSÑ aclaró que el programa se va a mantener por 14 semanas. Durante las primeras siete se realizarán dos recorridos semanales (lunes y miércoles) y posteriormente, cuando se esté viviendo la temporada peak de presencia de virus, se incorporará un día más al servicio, quedando en lunes, miércoles y viernes.

Ayuda
Con recorridos en San Carlos y Chillán partió oficialmente la inédita ayuda médica en terreno la tarde-noche del último lunes.

En la comuna vecina se prestó el servicio a siete personas que pernoctaban en una hospedería y se les realizó una evaluación general, según explicó Macarena Velásquez, trabajadora social y coordinadora de la Ruta Médica en Ñuble.

En Chillán el equipo se trasladó hasta la hospedería municipal, donde se atendió a ocho personas; en tanto que otras cuatro recibieron el servicio en los pasillos de la plazoleta Sargento Aldea.

Macarena Velásquez afirmó que la mayoría de las personas en situación de calle tiene problemas de consumo de alcohol, drogas y pasta base, lo que se asocia a la condición en la que viven y su negativa por recibir ayuda más integral.

“Muchos de ellos no quieren entrar a los dispositivos sociales por propia voluntad, algunos quieren permanecer en la calle. Yo conozco a varios de ellos hace un par de años y sé que algunos tienen familiares y redes de apoyo, pero no quieren ninguna ayuda más (...) No podemos obligar a nadie a que ingrese a cualquier dispositivo de salud, lo que sí  podemos hacer es persuadir y sensibilizar; tratamos de hacerlo ayer  pero no quieren acceder a esos servicios”, detalló.

La funcionaria comentó que en la primera ruta que realizaron encontraron a gente en buenas condiciones; no obstante, espera poder convencer a algunos a que accedan a los albergues para que se resguarden del frío que se prevé llegará con el invierno. 

Nueva temporada
Con la aplicación de la Ruta Médica Calle partió el Plan Invierno Ñuble 2017, programa que cada año lleva adelante la Seremi del Desarrollo Social.

La iniciativa pretende brindar protección a las personas que se encuentran en situación de calle durante la época de bajas temperaturas, con el objetivo de prevenir los deterioros graves en su salud, mediante el mejoramiento de las condiciones en que pernoctan.

El plan de este año tendrá una duración de 137 días y en Chillán se dispondrá de un albergue con un cupo para 30 personas a cargo del municipio. Asimismo, y como todos los años, estará disponible la Hospedería Municipal, que ofrece 60 camas; por su parte en San Carlos se contará con un sobrecupo para 10 personas.


La seremi de Desarrollo Social aclaró que Ñuble tendrá una capacidad de 100 camas, las que esperan ser ocupadas por gente en situación de calle.