Siete locales de Chillán perderían patente de turismo

En las próximas semanas se analizará el futuro de las patentes de alcoholes. En marzo pasado la Gobernación y Sernatur fiscalizó los locales, detectando irregularidades.

Siete locales que cuentan con patente de restaurante de turismo corren el riesgo de cerrar a fines de este mes, luego de que Sernatur les rechazara aquel estatus, que les otorgaba privilegios sobre todo respecto de la venta de alcohol.

Se trata de un proceso que se inició hace más de dos años,  cuando la municipalidad y Sernatur acordaron realizar una reevaluación de los establecimientos de la ciudad que poseen patente de alcohol bajo esa modalidad, dado los reclamos que existían respecto de varios de ellos.

El estudio de cada uno de los casos tuvo retrasos, pero finalmente durante los meses  de marzo y mayo personal de Sernatur, junto con el gobernador y representantes policiales, fiscalizaron los establecimientos calificados como de turismo, para evaluar si cumplían los requisitos.

Los antecedentes fueron entregados ayer, durante una reunión de la Comisión Turismo del concejo, la que fue planificada con el propósito de verificar el cumplimiento de la normativa por los empresarios locales. 

Ricardo Montolivo, jefe de Patentes de la municipalidad chillaneja, informó a los ediles que tras el control fue evacuado un informe que da cuenta de la pérdida de la categoría de siete de los establecimientos  controlados.

Hasta el momento aparecen registrados como restaurantes de turismo 13 negocios de la ciudad, de los cuales según el último informe de Sernatur, informado hoy, solo seis calificaron positivamente según la evaluación efectuada por este organismo estatal. Desde el punto de vista técnico pasaron favorablemente el control de Sernatur La Motoneta, Onde`l Pala, Magnolia, Louvre, Santos Pecadores y Pecados del Inca, mientras que arriesgan perder la categoría Sala 7, Chillán Eventos, Pub universitario, El Bartolo, Burdeos Chillán, Red Black Sushi Bar y Maxtorelli. 

Se suma al listado como un caso especial el motel Curacao (camino a Pinto), que tampoco califica.

El administrador municipal Ricardo Vallejos sostuvo, tras conocer todos los antecedentes, que los establecimientos que tenían patente de turismo y pierden esta categoría podrían cerrar durante el proceso de renovación de sus credenciales.


El abogado destacó que la alternativa que barajan los dueños de los locales afectados por la decisión de Sernatur, de quitarles el rango, son dos. Pueden apelar a la medida, pero corren el riesgo de que restando pocas semanas para la renovación no consigan revertirla. Por otra parte pueden pedir una patente de restaurante que les faculte seguir con el giro.

La concejala Nadia Kaik comentó que “se trata de una revisión acuciosa de los antecedentes de los locales, donde hay algunos que no debieron haber tenido jamás la categoría de turismo, pues no cumplían con los requisitos, y al contrario, solo abrían de noche”.

Camilo Benavente, en tanto, sostuvo que existen dudas respecto de los criterios técnicos aplicados por Sernatur, pues en el listado de los locales que se les niega la patente existen negocios muy similares a otros que la mantienen.

La directora provincial de Sernatur, Luz Melgarejo, precisó que las patentes de turismo se entregan a los locales que son capaces de demostrar que tienen “singularidades” y condiciones que los convierten en atractivos turísticos en la ciudad y que captan la atención de clientes y favorecen incluso el desarrollo comercial.

Existen adicionalmente tres restaurantes que optaron por ser de Turismo, pero fueron rechazados: Frida Kahlo, Panitao y Green Valley, aunque pueden seguir operando con sus credenciales actuales sin problemas, las que limitan el comercio de alcohol.