Más luminarias, carabineros y sedes piden las juntas vecinales

El estudio incluye problemáticas sociales, situacionales y viales, siendo esta última la más común en la ciudad. Luminarias y alarmas comunitarias ya han sido instaladas por la municipalidad. 20 juntas de vecinos calificaron como prioritario la construcción de una sede vecinal.

Son cinco las solicitudes más frecuentes presentadas por los distintas juntas vecinales de Chillán, dentro de las encuestas realizadas por la municipalidad y de las denuncias recogidas por Carabineros este año 2017, en el marco del diagnóstico confeccionado con miras a los proyectos de seguridad comunal que se gestionarán a través de la Oficina Municipal de Seguridad (OMSE).

Si bien los representantes de cada barrio hicieron solicitudes del tipo vial, situacional o social, las que apuntaban a más de 20 problemas específicos, las que más se repitieron se relacionan con la búsqueda de la mejora de la sensación de seguridad, como la iluminación pública deficiente, la falta de una sede vecinal, escasa presencia policial o veredas en mal estado.

En segundo término figuran como amenazas la presencia de espacios que se prestan para el consumo de alcohol y drogas, la venta de estupefacientes y la presencia de clandestinos de alcohol.

Juan Aníbal Cortez, presidente de la junta de vecinos Los Volcanes 3, atestigua que “lo de la sede vecinal es fundamental, pero postulamos a fondos el año pasado y a partir de este mes ya inició la construcción. Lo que estamos pidiendo ahora es iluminación para un parque de juegos en calle Sierra Nevada, porque aunque lo tenemos cerrado, de noche se junta mucha gente a drogarse y a tomar”.

En opinión de David Insunza, presidente de la Junta de Vecinos Doña Rosa 3, “comparto con Carabineros cuando dicen que los delitos han bajado, pero la sensación de inseguridad queda, sin embargo hay maneras de mejorar esa sensación y una de ellas es teniendo una sede vecinal, porque la gente participa y se une cuando ve cosas concretas o liderazgos desarrollados en lugares concretos, pero si no ven nada, no hacen nada”.


La Doña Rosa 3 también está en la lista de juntas que ha pedido una sede vecinal, alarmas comunitarias y mejoras viales como la instalación de veredas para evitar que los vecinos bajen a la calzada.

“El problema es que uno manda y manda sugerencias y solicitudes al municipio, pero ellos nunca responden, así que pedí las respuestas por Ley de Transparencia”, acusó.

Las solicitudes en detalle
Son 20 las juntas de vecinos que pidieron mejoras en luminarias. De ellas 11 son del sector centro, norte y poniente; cinco del oriente y cuatro del sector sur.

Las que solicitaron sedes sociales son dos en el sector oriente y cuatro en el sur.

Mayor presencia policial fue pedida en cinco agrupaciones vecinales, la misma cantidad que pidió mejoras de veredas y calzadas.

En siete poblaciones se acusaron problemas sociales, como personas en situación de calle (Prat con Claudio Arrau), prostitución en las calles (Brasil-Bulnes); consumo de alcohol y drogas en la vía pública (Población El Roble y Robinson Ramírez); lugar de ocultamiento de delincuentes (Doña Francisca 3) y vecino acumulador de basura (Santa Elvira)

Fueron 12 las quejas situacionales como autos abandonados, árboles con exceso de follaje, casas abandonadas, luminarias deficientes y calles en mal estado.

Finalmente fueron 23 los barrios que hicieron observaciones viales como falta de señaléticas y reductores de velocidad, lomos de toro averiados y facilidades peatonales en mal estado, siendo el único ítem que se repitió en todas las juntas de vecinos de la ciudad.