75 por ciento de nuevos cargos deben ser profesionales o técnicos

Ley 20.992 abrió posibilidad de incrementar la cantidad de personal en los principales escalafones 182 cupos existen teóricamente, pero decisión depende de realidad financiera

Durante los próximos días la Municipalidad de Chillán tiene que entregar a sus funcionarios una propuesta formal para seguir avanzando en el plan que busca ajustar y profesionalizar las plantas de la corporación edilicia.

Las gestiones comenzaron durante el año 2016, luego que fuera aprobada la Ley 20.992, que establece plazos perentorios para que los organismos comunales logren consensuar un sistema de cargos adecuados a sus necesidades.

Al interior de la entidad edilicia las conversaciones han sido realizadas por el alcalde Sergio Zarzar, la municipalidad, los funcionarios de planta y los de contrata, aun cuando igualmente esperan beneficios del marco legal quienes están a honorarios.

La modificación de las plantas municipales es un tema sensible para el municipio,  sobre todo para los funcionarios, quienes pretenden fortalecer el aparato interno pero igualmente acceder a beneficios contractuales y estabilidad a largo plazo.

En el municipio chillanejo la planta definida el 13 de octubre de 1994 está formada por 261 personas, pero no todos los cargos están completos en la actualidad, y por lo tanto, tendrían esa calidad alrededor de 179 personas, por lo que se podrían integrar en teoría 182 técnicos y profesionales.

Será la municipalidad la que, como consagra la ley, definirá cual será el número total de funcionarios que estarán encasillados en ese escalafón,  caracterizado por la titularidad de los cargos y la permanencia en el largo plazo.

De esta manera la corporación podría eventualmente mantener la planta en 261 personas, ampliarla o eventualmente reducirla, todo a partir de sus requerimientos internos. Desde el municipio se confirmó que las gestiones para avanzar en los cambios a la planta se están manejado a través de una comisión tripartita, conformada por las autoridades edilicias y los funcionarios a través de sus dirigentes.

Profesionalización
El alcalde Sergio Zarzar comentó que lo que se pretende lograr es “profesionalizar la planta municipal y que esta sea acorde a las crecientes necesidades de una ciudad como Chillán”.

La autoridad agregó que uno de los temas básicos que se deben consensuar es el reglamento interno que conformará las plantas, lo que debe quedar resuelto durante el segundo semestre de este año.

Para los funcionarios obviamente se trata de un tema de máxima urgencia y como expresa el presidente de los trabajadores “a contrata”, Víctor Fernández, esperan que la municipalidad presente una respuesta a sus inquietudes lo antes posible, probablemente durante los próximos días.

Fernández precisa que si bien la ley hace referencia a los cargos de planta, igualmente pueden verse favorecidos con la modificación todos aquellos que están en calidad de contrata y los a honorarios en sus diversas modalidades.

En el caso de quienes están a contrata, y por lo tanto tienen vínculos de trabajo por una temporada, prorrogables, hay 116 personas, mientras que los a honorarios, un tipo de contrato precario, son 59 a “suma alzada”, pero 350 por prestaciones de servicios.

La lucha interna de los funcionarios a contrata es lograr acceder a la planta por los inmejorables beneficios que tiene este mecanismo,  que les da la posibilidad de proyectarse laboralmente a largo plazo.

Es por ello, plantea Fernández, que uno de los objetivos que persiguen es que en los llamados que se deben realizar para subir en el escalafón municipal tengan prioridad aquellos que están en el segmento de contrata.

“No tengo ninguna duda de que el alcalde va a priorizar para el llenado de los cargos vacantes a quienes han sido funcionarios que han dedicado sus capacidades al desarrollo del municipio chillanejo durante muchos años”, plantea.

Si el gobierno comunal decidiera llenar todos los cargos vacantes en la planta, existe en la actualidad espacio suficiente para que puedan subir todos aquellos que están a contrata, lo que a su vez abriría un tremendo espacio para que los que están a honorarios accedan a contratos más ventajosos, anuales y prorrogables.

Desde esta perspectiva, es clave para las necesidades de los funcionarios la formulación del referido reglamento de los llamados a concurso, pues en ese documento se establecerán los requisitos para postular.

Comienza en 2018
La normativa legal, en teoría, le entrega a los alcaldes atribuciones para que tras estudios con personal municipal y finalmente con acuerdo del Concejo Municipal, aprueben los cambios que requieren los municipios para mejorar su gestión interna.

Las modificaciones tendrían una vigencia de ocho años y comenzarán a regir por primera vez tras la aprobación del marco legal, el 1º de enero de 2018.

La ley modifica por primera vez las plantas municipales en más de 20 años, devolviéndoles esta facultad a los alcaldes; además promueve la profesionalización de los municipios, porque un 75% de los nuevos cargos que se creen deberán ser profesionales y técnicos.

Desde el municipio se indicó que “el crecimiento de la planta dependerá de los análisis que se haga y de la disponibilidad presupuestaria que exista”.