Un mes de atraso exhibe construcción del casino

Un mes de atraso exhiben las obras de construcción del casino Marina del Sol Chillán, en el acceso norte a la ciudad, según confirmó el gerente general de Marina del Sol, Juan Ignacio Ugarte.

“Efectivamente hay un atraso, y tal como está programada la obra, estamos terminando en enero, pero se tomó la decisión de hablar con los contratistas, ofrecer un incentivo para que trabajen en doble turno en aquello que estamos realmente atrasados, de tal forma que terminen a más tardar a principios de diciembre, y poder abrir este año y no pasar para 2019, porque el directorio de la empresa, lo que quiere, es que se inaugure el casino en 2018”.

El gerente general precisó que la construcción del hotel y del centro de convenciones van de acuerdo al cronograma y no exhiben retraso, sin embargo, indicó que en el caso del casino (sala de juegos) el retraso se concentra específicamente “en la estructura metálica que soportan el revestimiento interior y exterior, y mientras no se termine esa estructura que bordea todo el círculo del casino, no podemos cerrar la estructura del casino (...) Por ello, requerimos que la empresa contratista cuente con el doble de personal para apurar los trabajos”.

Precisamente ayer Ugarte debía reunirse con la empresa contratista a cargo para acelerar los trabajos. De esta manera, se espera que ese contrato concluya en septiembre, y así poder terminar la construcción del casino y abrir en diciembre. “Si esa ruta crítica no la superamos con el plan que vamos a implementar, efectivamente se nos pasa todo para enero”, planteó.

Ugarte subrayó que el directorio resolvió hacer los esfuerzos para abrir en diciembre para poder cumplir el compromiso público que hizo la empresa con el municipio y con la comunidad.

De acuerdo al cronograma, tres meses después de la apertura de la sala de juegos está prevista la puesta en servicio del hotel, y tres meses más tarde el resto del complejo.

Conviene mencionar que desde el punto de vista reglamentario, Marina del Sol tiene plazo hasta septiembre de 2019 para poner en funcionamiento el casino, gracias a la ampliación del plazo autorizada por la Superintendencia de Casinos de Juego.

Como se recordará, el proyecto fue adjudicado en agosto de 2016 y las obras comenzaron en noviembre de 2017, debido a la demora en la obtención de los permisos ambientales.

Reclutamiento de personal
Desde la empresa informaron que a través de la Oficina Municipal de Intermediación Laboral (OMIL) de Chillán se están recibiendo las postulaciones para los cupos de empleo que generará el complejo, excepto los de “croupier” (repartidor), cuya selección ya concluyó y a partir de la primera semana de octubre los 46 seleccionados iniciarán un entrenamiento intensivo de cuatro meses de duración, capacitación que se completará cuando el casino esté operando. A ellos se sumará otro grupo de 12 croupier con experiencia.

Tatiana Catalán, gerente corporativo de capital humano de Marina del Sol, destacó que “la voluntad es contratar al mayor número de personas de la zona” y precisó que el 90-95%  se van a seleccionar a través de la OMIL de Chillán, ente que se ha coordinado con otros municipios, “porque es una convocatoria a toda la gente de la Región de Ñuble”.

Catalán precisó que demandarán cerca de 300 personas cuando el complejo esté en operación plena, por concepto de empleos directos, entre full y part time, que se desempeñarán en áreas como alimentos y bebidas, hotelería y seguridad, entre otros. Para estos cargos, dijo, la capacitación comenzará en noviembre y durará un mes, en el caso del casino; y posteriormente se abordarán las capacitaciones para los trabajadores del hotel.

Además, el complejo creará unos 250 empleos indirectos, debido a servicios externalizados, como lavandería, florería, transporte, impresión y papelería, entre muchos otros, los que serán cubiertos por pymes locales.

El proyecto
El casino corresponde a un edificio de 10.975 m2 distribuidos en dos niveles más un subterráneo, que contará con cuatro restoranes, un restobar y tres bares, además de dos salas de juegos, una de bingos y una de espectáculos. 

Paralelamente se trabaja en el edificio del hotel, de nueve niveles; y en un centro de convenciones. Ambos edificios serán parte del complejo de 9 hectáreas que incluye también parques, una laguna artificial, un anfiteatro y un espacio ferial, entre otras atracciones.