Viñateros piden focalizar apoyo estatal en inversión

Aumentar los recursos de apoyo a los pequeños productores vitivinícolas con énfasis en proyectos de inversión en vinificación planteó la presidenta de la Coalición Nacional de Viñateros y dirigenta del Valle del Itata, Yenny Llanos.

En el contexto de la creación de la Región de Ñuble, la profesional sostuvo que esperan ser escuchados por las autoridades del Ministerio de Agricultura, y que los instrumentos de fomento productivo tengan un mayor foco en la inversión, pues aseguró que hasta la fecha se ha destinado un elevado gasto en asesorías, sin que ello se traduzca en beneficios para los más pequeños.

Llanos sostuvo que de los 9.105 viñateros que existen en las regiones de Ñuble y Bío Bío (Censo Agropecuario 2007), solo 1.274 estarían cubiertos por algún programa Indap, como Prodesal, SAT y alianzas productivas; “lo que deja a la deriva a la gran mayoría de viñateros, pues justamente a través de esos programas logran los escasos proyectos de inversión o PDI (para equipamiento e infraestructura)”. De hecho, indicó que “el concurso PDI que está abierto para viñateros considera $25 millones por comuna en 2018, que es prácticamente nada, considerando el gran número de productores, donde el 95% es abastecedor neto de uva para la gran industria y solo el 1% embotella”.

Criticó que “los viñateros que no estén asociados a estos programas tienen casi nula posibilidad de avanzar en la cadena, de hecho ni siquiera postulan a los PDI, partiendo de la base que ni la información les llega, y además, no se considera dinero para pagar un formulador para que les firme proyecto y suba la postulación a la plataforma de Indap”.

Llanos hizo hincapié en que se necesitan más recursos para inversión en equipamiento e infraestructura, para que los pequeños productores puedan avanzar en la cadena de valor, y advirtió que gran parte de los dineros del Estado se consumen en asesorías.

“Nos hemos dado cuenta que estos programas son caros en su mantención, se paga más en tener el sistema que lo que el sistema va a dar en proyectos de inversión”.

La dirigente reveló que “según datos obtenidos por Ley de Transparencia, por parte baja estaríamos hablando de un 50% en asesorías y estudios, aunque la cifra es mayor, porque dentro de los proyectos que se consideran como inversión también hay gestión y asesorías”.

Llanos explicó que “por ejemplo, el instrumento de Sercotec que más inversión financia es Juntos, que entrega hasta $25 millones en equipamiento e infraestructura por proyecto, pero también aporta hasta $32 millones en gestión y asesorías por cada año que dure el proyecto, es decir, si dura tres años pueden gastar hasta $96 millones en asesorías y gestión y solo $25 millones en inversion concreta”.

Petitorio
La dirigente recordó que desde 2015 vienen planteando esta situación y que incluyeron esta demanda en el petitorio que entregaron recientemente al ministro de Agricultura, Antonio Walker, en el que se propone una relación 90/10 entre recursos para inversión y asesorías.

La productora de Portezuelo comentó que si bien no se abordó en específico este punto en la última sesión de la mesa regional del vino -realizada en Chillán a fines de agosto- “se defendió el hecho que necesitábamos más recursos para inversión y un equilibrio en los dineros gastados entre asesorías y proyectos de ejecución concreta”.

“El dinero destinado a fomento en el rubro es poquísimo y si ese poco dinero no se usa en forma eficiente, es peor. Se necesita una alta inversión, por ejemplo, una cuba de mil litros cuesta entre $650 mil y $1,6 millones, y se necesita tener capacidad de guarda para al menos, 35 millones de litros”, puntualizó Llanos.