Formalizarán a representantes de minera por muerte de un sancarlino

Este viernes 7 se formalizará a los representantes legales de la empresa Cainsa S.A y de la Minera Escondida, por el delito de cuasidelito de homicidio, tras un incidente que le costó la vida a un un joven trabajador sancarlino en la Minera La Escondida.

Rudy Ortiz Martínez, de  22 años de edad,  falleció en la madrugada del 21 de octubre de 2016 mientras laboraba en el interior de un molino SAG propiedad de Minera Escondida Ltda., situado en Laguna Seca, región de Antofagasta. En dicho molino, un brazo de una máquina manipuladora de lainas, operada por las empresas sin cumplir especificaciones e instrucciones del fabricante, le aplastó contra una muralla interna.

Cerca de dos años ha llevado esta investigación judicial  iniciada por gestión de los padres de la víctima, luego que su hijo realizara faenas "para las que no estaba capacitado ni menos existían las mínimas normas seguridad, lo que culminó con la trágica muerte del joven que falleció aplastado contra la muralla interna de un molino de minería", explicó el abogado Alfonso Hernández, quien representa a la familia en el caso.

El fiscal Rodrigo Cusó Segura, de la Fiscalía de Antofagasta, ha solicitado  la formalización de los representantes de las empresas involucradas, lo que fue acogido por Tribunal de Garantía de Antofagasta fijando la audiencia de formalización para este viernes 7.

Quienes figuran como imputados son representante legal de la empresa Minera Escondida Ltda. (Grupo BHP Billiton Minerals Americas), Marcelo Alonso Castillo Tarifeño, y al gerente general y representante legal de la empresa Cauchos Industriales S.A., CAINSA (Grupo Themcorp), Claudio Devon Zamorano Jones,  ambos como imputados -en calidad de autores- por cuasidelito de homicidio, u homicidio culposo, del trabajador Rudy Ortiz Martínez.

Los padres del joven trabajador fallecido,  Ana Martínez Pérez y José Ortiz Sepúlveda, se hicieron parte de la querellante en dicho proceso penal por homicidio culposo, cuya muerte acaeció cuando Rudy Ortiz Martínez estaba laborando para las citadas empresas CAINSA, como empresa contratista, y Minera Escondida Ltda. , como empresa principal.

"Nosotros representamos a la familia en el proceso judicial y en el ámbito extrajudicial. Ellos son gente modesta, radicada en los altos de San Carlos, que aun no logran superar el dolor y la indignación", comentó el abogado Hernández.

Según la fiscalía antofagastina, a causa basal de la muerte derivó de negligencia patronal materializada en prácticas ilícitas, que vulneran gravemente la seguridad laboral minera, lo cual estaría acreditado como también el hecho de que la víctima no habría tenido un adecuado rescate, ni recibió oportuna atención médica.

.