Ñublense sigue entre el cielo y el infierno tras trabajado empate

Era el partido ideal para bajar a un rival directo y meterse en la lucha por la liguilla, pero cuando no se puede ganar, un punto como forastero suma y ayuda a consolidar la confianza.

Esa es la reflexión que hicieron ayer los diablos rojos en el corazón del caluroso Valle del Aconcagua, donde rescataron un trabajado y duro empate sin goles frente a San Felipe, rival al que no lo derrotan en la Quinta Región desde el 2011.
Ñublense plasmó un partido de máxima aplicación defensiva, estrenando una disciplinada línea de tres zagueros, pero quedó en deuda en la faceta ofensiva.

El punto que sumó en el Municipal de San Felipe le impidió dar un salto cualitativo en la tabla de posiciones ya que sigue entre el cielo y el infierno. A cinco puntos del descenso directo y a la misma distancia del sexto lugar que otorga el último pasaje a la liguilla por el ascenso (aunque la distancia se podía estirar a seis si al cierre de esta edición ganaba Rangers).

Trabajado empate con un sol abrasador

En el Valle del Aconcagua Ñublense supo manejar el partido a ratos y luego defenderse con los dientes apretados de la presión y juego por los costados que trató de plasmar San Felipe.

En el primer tiempo, el elenco de Cavalieri trató de consolidar su dispositivo defensivo con tres zagueros, tratando además, de darle proyección ofensiva a sus laterales volantes. No siempre le resultó porque San Felipe presionó por las bandas y buscó con centros cruzados a Caballero, exclusivo piloto de ataque. Ñublense tuvo un par de ocasiones por intermedio de Michael Silva, que anda peleado con las redes. Le anularon un gol y luego un remate suyo fue contenido por el portero Salvador. Posteriormente, el propio atacante casi finiquita un buen desborde de Bugueño y en la recta final Sebastián Varas llegó con un cabezazo que conjuró el golero local.

En el complemento San Felipe salió virado en busca de la victoria para consolidarse en la parte alta ante su hinchada que llegó en buen número merced a la promoción semanal que dejó la entrada general a mil pesos. Por lo mismo, Sebastián Contreras tuvo un par de intervenciones con su puño para alejar el peligro del cuadro local.

Luego el duelo entró en una laguna, se hizo tedioso y más friccionado, con el cuadro anfitrión tratando de alcanzar la victoria y un Ñublense defendiendo con pragmatismo el empate, aunque otra vez Varas, con un disparo de media vuelta tuvo el gol del triunfo, pero el portero Salvador manoteó al tiro de esquina para evitar la caída en la recta final del partido. Los cambios de Cavalieri, oxigenaron un poco al equipo, que había hecho un gran desgaste, pero ni Jiménez ni Reyes ni Sepúlveda, alcanzaron a gravitar en el plano ofensivo para concretar el golpe mayor que hubiese acercado al Rojo a la liguilla.

Se viene Wanderers
El próximo sábado a mediodía Ñublense visita a Wanderers que viene en racha ganadora. Los diablos rojos necesitan sumar para mantenerse alejados del infierno y no perder la ilusión ni la posibilidad matemática de entrar, aunque sea por la ventana, a la zona de liguilla que otorga un cupo a la final por el segundo cupo a las puertas del cielo.