Polémica por baños en la plaza escala a nivel nacional

“Dicen que es una falta de respeto a O’Higgins. Este país le ha faltado el respeto hace mucho rato. Soy O’Higginiano de corazón, porque para mí es el ciudadano principal de este país, y cómo lo trataron, lo mandaron al exilio para que muriera en Perú. O’Higgins luchó arriesgando su vida por el pueblo, estos baños los hice yo para el pueblo, que son quienes verdaderamente llegan a la Plaza de Armas”, replicó hace una semana en LA DISCUSIÓN el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, para defender no solo la construcción de baños públicos a solo unos metros del monumento a Bernardo O’Higgins en la Plaza de Armas, sino que además para defender la figura del prócer nacido en Chillán Viejo.

Zarzar ha enfrentado los cuestionamientos de historiadores del Instituto O’Higginiano, liderados por Juan Ignacio Basterrica, para quienes la construcción de los servicios higiénicos es un atentado contra el monumento de la plaza. Además, abundó en su crítica tras la celebración el fin de semana pasado de la Fiesta de la Longaniza en la misma plaza, donde a través de redes sociales se compartieron fotos del monumento al prócer rayado y con gente escalando sobre la estatua.

Ahora la voz crítica viene desde la Aptur Chile (Asociación de Periodistas de Turismo de Chile), quienes en su página web publicaron un editorial que cuestiona no solo la construcción de los baños públicos, sino además el estado de conservación del monumento, que fue entregado a la ciudadanía hace casi 100 años, en 1919.

En el texto titulado “O’Higgins y turismo histórico”, se explicita que “se halla en un evidente abandono de su mantenimiento y cuidado. El Padre de la Patria luce en la plaza sin sable, con su cabeza mal reinstalada, ausencia de bronces y múltiples rayados hechos por desconocidos”. 

Y agregan que “a la falta de mantención y cuidado, se suma otro hecho que en nada aporta al respeto por O’Higgins y en nada ayuda a Chillán, reconocida como la urbe histórica, donde nació no solo el Padre de la Patria, sino que también grandes artistas que han llevado el nombre de la ciudad a todo el mundo.

Se trata ahora de la inoportuna instalación de un recinto de baños públicos, a nivel de piso, y muy cercano al Monumento, que, por un lado, rompe la estética del sector y, por otro, puede implicar malos olores o conductas indecentes en el entorno del héroe, sin mencionar el impacto ambiental en los árboles centenarios del lugar”.

En el editorial Aptur Chile sostiene que “desde la mirada de la industria del turismo, será muy difícil explicar a los visitantes un escenario de estas características. Si la nueva región desea ser proyectada como histórica, patrimonial y cultural, todo lo que se ejecute debe ser a favor y no en contra de tal objetivo. Muchos historiadores, arquitectos, directivos de centros culturales y habitantes de la ciudad han manifestado su total desacuerdo con la instalación de estos baños públicos, como lo demostró una encuesta de opinión realizada por un prestigioso diario local, en que la ciudadanía expresó su total desacuerdo con esta desafortunada iniciativa”.

“Nuestra imagen queda dañada”
Juan Ignacio Basterrica, respecto del editorial, manifestó que “toca el tema de la falta de compromiso de Chillán como capital regional con el turismo histórico-patrimonial, y con el concepto cultural que debiéramos nosotros explotar como una condición económica que no tienen otros lugares, como un capital principal”.

Basterrica sostiene que “nuestra imagen como ciudad queda dañada, porque están hablando de una nula mantención del monumento, que constituye no solo un elemento simbólico de O’Higgins, sino que tiene un carácter patrimonial-artístico, que no ha sido cuidado”.

Respecto de la Fiesta de la Longaniza celebrada en el lugar hace siete días, precisó que “causó daños impresionantes en un área importante de la plaza, desde donde parten los recorridos patrimoniales de la ciudad”.