[Editorial] Alentador ejemplo

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Agencia Uno

En la actualidad son frecuentes las noticias de nuevos avances en distintas áreas del conocimiento, pero lo que no es frecuente es que tales logros sean alcanzados por chilenos y menos por ñublensinos. Por lo mismo, el caso del bioquímico sancarlino que busca crear un tratamiento para el Alzheimer y que días atrás hizo noticia en todo el orbe por un importante descubrimiento en esta materia, es un hecho digno de destacar, más allá del orgullo que significa tener a un hijo de esta tierra encumbrado en lo más alto de la ciencia mundial. 

Con 38 años, Víctor Bustos, un ex alumno del Liceo Politécnico de San Carlos, hoy trabaja en el prestigioso Centro Fisher de la Universidad Rockefeller en Nueva York, desde donde podría revolucionar dentro de unos años la industria farmacéutica mundial. Ello, porque sus hallazgos permitirían obtener una droga para prevenir el Alzheimer mediante el control de una familia de aminoácidos (Beta-amiloide), cuya acumulación es la que produce la enfermedad que lleva a la pérdida de  la memoria debido a la muerte de neuronas. 

La carrera que lleva adelante con tempranos reconocimientos y promisorias posibilidades, no se explicaría, sin embargo, si en su niñez no hubiese tenido la estimulación suficiente para despertar su curiosidad científica. En la entrevista que concedió a nuestro medio así lo reconoce, recordando con especial cariño la importancia que tuvieron sus profesores del liceo y el equilibrio teórico-práctico de su enseñanza. 

Su ejemplo nos confirma la importancia y vigencia del rol de los maestros no solo para enseñar conocimientos científicos y tecnologías, sino para provocar entre los más jóvenes actitudes orientadas a descubrir cosas nuevas y a crear en diversas áreas de la experiencia y el conocimiento. Por lo mismo, debe seguir alentándose las ferias de ciencias, las olimpíadas científicas y otras actividades que estimulan el espíritu de investigación. De hecho, resulta muy satisfactoria la información referida a alumnos de Ñuble, pertenecientes a distintos establecimientos educacionales, públicos y privados, que demuestran excelentes aptitudes para la invención, razón por la cual han ganado el reconocimiento en diversos concursos nacionales, concretados en premios que constituyen un aliciente para emprender mayores realizaciones en el futuro. 

Vivimos en un mundo de creaciones humanas en continua superación. De ahí que sea tan positivo alentar la capacidad innovadora de los estudiantes, una capacidad que -como bien nos señala el bioquímico sancarlino- no debe temer al ensayo que concluye en error antes de alcanzar la meta exitosa. 

En suma, los logros de Víctor Bustos son una noticia feliz, no solo por el legítimo orgullo que produce su trabajo y la promesa de mayores aportes futuros para el tratamiento del Alzheimer, sino también por su ejemplo de esfuerzo y capacidad creativa que se nutrió desde edad temprana de otra cualidad indispensable que sus profesores supieron transmitirle: el coraje del pensamiento, que no se inhibe al afrontar las pruebas que incluyen el error, el fracaso y la crítica necesaria.