Presentan proyecto para dos nuevos edificios en las Termas

En Las Trancas existen cientos de mangueras que captan irregularmente el agua desde el Velo de la Novia. $20 millones se pide por el arriendo por tres años de dos retazos en Las Trancas. El gran negocio en Las Trancas parece ser el del servicio de estacionamientos.

Dos nuevas torres de departamentos es la apuesta de mediano plazo del concesionario de los bienes municipales en las Termas, Nevados de Chillán.

Este martes el administrador de la concesión, Christian Hansen Richter, confirmó que la empresa liderada por el empresario Guillermo Ruiz presentó un anteproyecto para levantar dos torres para apartamentos orientados al arriendo a turistas y amantes del deporte invernal.

El abogado de la corporación edilicia precisó la propuesta durante la visita que ediles de la ciudad, además de jefes de servicios del municipio, realizaron al fundo Termas de Chillán, para abordar temas de su desarrollo futuro.

Durante el periplo por Las Trancas y las Termas Hansen indicó que el plan conocido hasta ahora considera edificios de siete pisos, con departamentos orientados al arriendo por temporada con la finalidad de potenciar el turismo.

Nevados lo que pretende con esta propuesta es aglutinar una mayor cantidad de personas en el mismo dominio esquiable, de tal manera que los amantes de los deportes invernales literalmente entren y salgan esquiando desde sus residencias temporales.

Con esta modalidad los visitantes se evitarían los viajes en automóvil por una carretera que en los meses de invierno llega a colapsar,  dado el alto tráfico vehicular que se registra.

Adicionalmente se busca optimizar el uso de los medios de elevación existentes, los que tiene capacidad para movilizar más de 10.000 personas por hora, según antecedentes de la concesionaria.

El concejal Víctor Hugo Sepúlveda, quien preside la Comisión Termas, indicó que “el administrador municipal nos entregó algunos antecedentes sobre los planes del concesionario y es un tema que tenemos que ver con documento más oficiales”.

Agregó que frente a este tema es necesario aclarar si es que el concejo tiene potestad para decidir sobre la construcción de los edificios,  entregando sugerencias, o es un tema que solo deben consensuar la municipalidad y el operador.

Adicionalmente, sostuvo, esperaría conocer si durante el período de operación de los edificios la Municipalidad de Chillán percibirá ingresos extras, por tratarse de una nueva unidad de negocios instalada  en el predio municipal.

En tanto, el concejal Patricio Huepe García planteó que las edificaciones expuestas en terreno “no comenzarán antes de dos años, pues primeramente tiene que ser realizados estudios de suelos y de otro tipo”, además de los respectivos permisos ambientales.

El concesionario, agregó, “inicialmente había propuesto tres torres, una de las cuales tenía una altura muy elevada, pero finalmente modificaron el proyecto y proponen solo dos torres más bajas para arriendo de departamentos”.

Entre las bondades del plan empresarial se cuenta el desarrollo de construcciones en el mismo centro invernal, dotado de medios de elevación en las inmediaciones con los cuales los viajeros pueden recorrer las pistas habilitadas.

Lo que se espera ahora es que el gobierno local y el socio estratégico del municipio entreguen en reuniones de comisión antecedentes con mayor nivel de detalle.

Entre los temas que deben ser aclarados en futuras reuniones se cuentan la inversión proyectada y la necesidad o no de ingresar el proyecto a evaluación o declaración ambiental.

Se trata de bienes que una vez que termine la concesión quedarán a disposición del municipio chillanejo, al igual que otras edificaciones del sector.

Plan estratégico
Durante la visita el administrador de las Termas,  Christian Hansen, confirmó que la municipalidad desarrollará finalmente un estudio para determinar las eventuales áreas de negocios que se pueden generar en las áreas no concesionadas de las Termas.

El plan no estará disponible en el corto plazo, pues primeramente debe ser licitado. El objetivo es determinar las áreas que pueden ser explotadas y las condiciones de cada una de ellas.

El informe estratégico necesariamente será activado una vez que se cumpla el plazo del arriendo de los dos retazos de terreno que el municipio posee en Las Trancas, que como en años anteriores serán controlados por privados.

El arriendo de ambos terrenos, ubicados junto a la Tenencia de Carabineros de Las Trancas y que suman unas 18 hectáreas, tiene un plazo de tres años y medio desde este invierno hasta el año 2020.

Por su control la municipalidad percibiría alrededor de $20 millones por el período, aun cuando la suma sería mayor en la medida que lleguen oferentes que hagan planteamientos más cuantiosos.

La concejala Brígida Hormazábal comentó que se trata de un precio demasiado bajo para un sector aparentemente interesante desde el punto de vista turístico y que tiene gran potencial futuro.

No obstante el administrador de las Termas informó que las experiencias con los dos arrendatarios anteriores dan cuenta de que el negocio no genera las utilidades que se piensan,  pues está muy focalizado en la época invernal, que no son más de tres meses.

Por ello la idea es integrar a este nicho una serie de atractivos adicionales, como piscinas temperadas, lo cual está supeditado al estudio que realizará el municipio chillanejo para analizar nuevas unidades de negocios en las áreas no concesionadas.

APR en Las Trancas
Durante la visita fue analizada en terreno la solicitud presentada por la directiva del proyecto de agua potable rural (APR) de Las Trancas-Los Pretiles, que busca sanear la captación irregular del vital recurso por decenas de propietarios y sobre todo centros vacacionales.

El presidente de la entidad,  José Muñoz, sostuvo que con el apoyo del municipio de Pinto desarrollaron un proyecto que busca capturar las aguas desde el llamado Velo de la Novia en Las Trancas, para conducirla por una cañería hacia los centros de hospedaje existentes en la zona.

Muñoz plantea que poseen derechos de agua por 1.500 litros por segundo, tras pagar $30 millones a su anterior propietario. El agua emana aparentemente de fuentes subterráneas y no tiene relación con cauce superficial conocido.

El líquido que fluye sería permanente, por lo que según los cálculos que han realizado,  podría satisfacer la demanda  de los más de 20.000 turistas que llegan a la zona en temporada alta y abastecer a los centros que tienen unas 2.000 camas disponibles.

La construcción del APR requiere un presupuesto de $1.500 millones y sería ejecutado en la medida que sean despejadas la observaciones presentadas por diversos organismos públicos.

Entre los antecedentes que necesita el comité está la entrega de un derecho de paso o servidumbre desde el municipio chillanejo, para la futura instalación de un ducto que conducirá las aguas.

Desde el municipio y entre concejales fue valorado el proyecto y lo más probable es que sea atendido el requerimiento una vez que los abogados de ambas partes acuerden los detalles del documento que debe ser ratificado por el gobierno comunal chillanejo.

Para los habitantes de Las Trancas es necesaria la construcción del APR con la finalidad de normalizar el uso del agua, la que es obtenida de manera irregular por muchos particulares.