Futuro Esplendor: la pasión por el tenis de Javier Ferrada

A los 6 años Javier Andrés Ferrada Cabrera (14 años) recibió de regalo una raqueta de tenis de parte de su papá, a quien siempre le gustó el deporte blanco, y desde allí que se adentró en el mundo del tenis sin dejarlo más, convirtiéndolo en una pasión, y donde él, con el apoyo de su familia y colegio, se proyecta a futuro.

Javier, alumno de primero medio del Colegio Concepción de Chillán, partió entrenando bajo las órdenes de Cristian Becerra en las canchas que había en la Universidad Pedro de Valdivia, y ya a los 11 comenzó a viajar tres días por semana al Club de Tenis Concepción, con Gonzalo González, el mismo formador del “Gigante de Ñuble”, Tomás Barrios.

-¿Cada cuánto estás viajando a Concepción? 
-Cuando era más chico iba tres veces por semana, pero ahora ya voy todos los días, con el permiso también del Colegio. Me voy a las cuatro de la tarde, llego a la seis allá. Tenemos preparación física de 6 a 7, y después de 7 a 9 tenis, y me vengo de vuelta. Llego a Chillán a las 11 de la noche todos los días.

-¿Tratando de replicar los pasos de Tomás Barrios?
-Claro, ésa es la ida, o llegar a ser aún mejor.

-¿Qué destacas de tu juego y qué te queda por mejorar?
-Soy rápido, corro demasiado. Me falta técnica, en realidad mejorar un poco de todo, pero estoy bien formado. Tengo mejor revés que derecho.

-¿Algún tenista que admires?
-El que más me gusta es Roger Federer y el “Chino” Ríos.

-¿Algún otro deporte que te guste?
-Además del tenis, el atletismo.