Plan Cuadrante 2.0

Desde hace varios años la inseguridad aparece como uno de los problemas más sentidos por los chillanejos. Las razones que la provocan son un fenómeno complejo y multicausal, tanto en su origen cuanto en su dinámica, y es en este sentido como deben ser formuladas las respuestas. 

A esta complejidad, durante mucho tiempo, también se sumaron otros elementos que complejizaron aún más el tema, como la escasez de estudios y sistemas estadísticos plenamente confiables.

Aquello, sin embargo, ha ido quedando atrás. La profesionalización de carabineros y los adelantos tecnológicos han ido marcando una progresión que pronto se consolidará en la  implementación de una nueva estrategia que potencia la inteligencia policial, pero también incorpora otras disciplinas, en el entendido que la seguridad, tal cual la queremos hoy en día, no es solo el resultado de la actuación de las policías.

Por tal razón, el llamado Plan Cuadrante 2.0 de Carabineros que debe implementarse en Chillán incluye no solo más efectivos policiales, vehículos y cámaras, sino que un equipo multidisciplinario que analizará las situaciones que motivan los conflictos, encontrarán las situaciones sicosociales que los provocan y confeccionará una batería de observaciones para su superación. 

La estrategia considera el levantamiento de información en terreno, que sirve para confeccionar un mapa situacional y georreferenciado ya no solo de los puntos y horarios de mayor comisión de delitos, sino que de otras situaciones que afectan la calidad de vida de las personas. Ese trabajo ya comenzó y de hecho sus resultados son públicos, identificándose 48 puntos de riesgo, que en muchos casos están asociados a problemas urbanos y sociales, como el uso de espacios públicos para el comercio ilegal, deficiencias de infraestructura pública, sitios eriazos abandonados y problemas relativos al tránsito y movilidad urbana.

Se confirma así la pertinencia de una planeación que relacione el medio urbano y la seguridad pública y cruce otras variables como situaciones socioculturales y económicas. 

En los países desarrollados la prevención del crimen a través del diseño ambiental (CPTED, en sus siglas en inglés) y que aquí se conoció como programa “Ventanas Rotas”, ha demostrado ser una estrategia útil y efectiva para prevenir el crimen y los sentimientos de inseguridad. 

Esta estrategia se basa en las vulnerabilidades y para conseguir disminuirlas o erradicarlas emplea una policía especializada, pero también el refuerzo del territorio, el mantenimiento de los espacios públicos y la participación comunitaria.

La inseguridad como problema complejo tiene que abordarse desde una perspectiva integral. Por consiguiente, resulta alentador saber que la política de seguridad que tendrá Chillán incluirá todos los factores que hacen a su problemática. Solo cabe esperar que ello se realice prontamente, dado que la percepción actual es que el Estado ha sido ineficaz para resolver el problema.