Comité habitacional de Schleyer rechaza traslado

Vecinos del comité habitacional Nueva Esperanza que serían beneficiados por cinco torres de departamentos para cien familias en terrenos del Serviu en el Parque Schleyer solicitaron al municipio y concejales un pronunciamiento definitivo sobre la construcción del complejo el que pasa por construir en el lugar.

La dirigenta del comité Maritza Flores fue enfática al señalar que “no permitiremos cambio de lugar; ese es el sitio elegido por el Serviu y la municiplidad y lo defenderemos”.

El plan habitacional que cuenta con anteproyecto aprobado por la municipalidad sufrió un traspié dado el rechazo de parte de la comuna y de la familia de Juan Schleyer a que lo que queda del ex fundo Huambalí de 9 hectáreas tenga uso habitacional igual que el resto de las cientos de casas emplazadas en la zona.

El alcalde, señaló este lunes que “tras la entrega en 1929 de parte de don Juan Schleyer Brandt de nueve hectáreas para que la ciudad levantara en el sector de la calle Palermo un gran parque, variadas han sido las acciones llevadas a cabo por diferentes administraciones comunales que han ido mermando la superficie disponible para concretar la idea del recordado vecino”.

De esta manera, según antecedentes municipales, en diciembre de 1969, en el período del alcalde del Partido Comunista, Eduardo Contreras Mella, en una sesión especial de la municipalidad, el alcalde y los regidores adoptaron transferir a título gratuito a sus ocupantes los terrenos correspondientes a los pabellones Pizarro y Rodríguez que no fueran propietarios de otro bien raíz.

Además se determinó modificar “el Plano Regulador de la ciudad a objeto de que la zona ocupada por dichos pabellones (área verde) tuviera uso habitacional. Un año y medio después, en sesión del 11 de mayo de 1971, las autoridades municipales acordaron extender las correspondientes escrituras públicas de donación a 177 personas. Sin embargo, por razones que se ignoran, solo fueron formalizadas 128 de ellas”.

Posteriormente varias administraciones comunales siguieron entregando y traspasando a privados terrenos de la familia Schleyer.

La concejala Brígida Hormazábal planteó que el gobierno comunal debe encontrar una solución definitiva a las familias que necesitan casas y que han esperado ya más de 18 años por ese objetivo, a lo que se sumó el concejal Joseph Careaga.

El concejal Camilo Benavente planteó que la municipalidad hasta ahora ha tenido un actitud ambivalente, pues por un lado ofrece un parque y por el otro da esperanzas a los vecinos de que tendrán sus viviendas definitivas, por lo que pidió soluciones al igual que el concejal Patricio Huepe.

En tanto, Víctor Sepúlveda pidió revisar los traspasos de terrenos de la familia Schleyer a particulares para ver si es que existen delitos que pueden ser perseguidos judicialmente.