Regularán luminosidad de pantallas led en Chillán

La municipalidad definió 21 tipos de publicidad y propaganda que son reguladas por la normativa que está en revisión interna.

Chillán no tiene prácticamente ninguna instancia de oposición frente a la instalación de antenas de telefonía celular en barrios residenciales, villas y poblaciones de la ciudad, sino que solamente posee un margen de acción respecto de bienes nacionales de uso público y terrenos de la entidad edilicia.

El gobierno comunal se apresta a aprobar la nueva ordenanza, que pretende regular la instalación de los dispositivos emisores y transmisores de servicios radiantes de telecomunicaciones en la ciudad, con la finalidad de poner en un mismo documento normativo lo que establece la Ley 20.599 y la declaración de principios de la ciudad respecto del tema.

El informe, que será aprobado probablemente el lunes 15 de mayo, fue discutido en sesión de Comisión Obras junto con la actualización de la Ordenanza de Publicidad, a la que le quedan varias reuniones más de análisis antes de que pase a votación.

En el caso de la ordenanza de antenas de telefonía quedó claro que la municipalidad no tiene herramientas para impedir que las empresas, previo acuerdo con particulares, emplacen las torres en los sitios pretendidos, aun cuando existan ciertas restricciones que establece la ley.

En la normativa se define que la municipalidad podrá limitar la ubicación de antenas en bienes de uso público y en terrenos municipales mediante la fijación de zonas preferentes y no preferentes. En el caso de las preferentes, la única donde se permitirán está en la entrada norte de la ciudad.

Un elemento importante es que desde que fuera aprobada la Ley 20.599, que regula la instalación de antenas emisoras y transmisoras de servicios de telecomunicaciones, en la ciudad han sido instaladas muy pocas torres, según antecedentes municipales menos de 10 y usando medios de camuflaje.

Ordenanza de Publicidad
En el caso de la Ordenanza de Publicidad y Propaganda, los cambios, informó el jefe de patentes, Ricardo Montolivo,  tienen como finalidad actualizar el texto del año 2010, perfeccionarlo y convertirlo en un documento menos complejo que el original.

Uno de los temas que deben ser incorporados es el referido al excesivo brillo que emanan de las pantallas led que comienzan a ser usadas por empresas para promocionar productos o servicios.

Este tipo de propaganda está conformada por diodos o led cuyo brillo no se encontraría regulado, de tal manera que afecta en especial a los automovilistas que sufren encandilamiento y se transforman en un factor distractor y por ello en eventual causa de accidentes.

La propuesta, explicó el concejal Camilo Benavente,  quien dirige la Comisión Obras, es efectuar una medición y calibración de las pantallas led de la ciudad, de tal manera de determinar “cuáles son los lúmenes ideales para evitar el excesivo brillo”.

Además la municipalidad pretende diferenciar el pago por los letreros publicitarios,  de tal manera que las tiendas que manejan menores montos cancelen por metros cuadrado menos que los negocios que transan más recursos.

Adicionalmente, se pretende que la municipalidad asesore a los comerciantes menores cuando estos presenten a la Dirección de Obras sus proyectos de publicidad, con la finalidad de evitar que deban recurrir a arquitectos, con el consiguiente gasto de dinero en la asesoría profesional.