Presentan proyecto para eliminar cables en desuso

La mayoría de los cables que recorre el centro de la ciudad no prestaría servicio alguno. Con “Mesas de cable en desuso” los municipios han eliminado material inservible. 300 kilómetros de cable existirían dentro de las cuatro avenidas de Chillán.

En Puerto Montt, Concepción, Iquique y más recientemente en Temuco, se han realizado jornadas de trabajo que han permitido retirar miles de metros de cables eléctricos y de comunicaciones en desuso.

Reparticiones públicas como la Secretaría Regional del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, Superintendencia de Energía y Combustibles (SEC) y los municipios de esas comunas participaron de la iniciativa, en la que tuvieron un rol más que decisivo las empresas eléctricas y de telefonía que prestan el servicio.

A través de “Mesas del cable en desuso”, como la que se formó en la ciudad de Iquique,  los sectores público y privado comprometieron acciones para limpiar los postes del material que solo aporta contaminación visual.

Si bien a nivel local se ha planteado la posibilidad de aplicar esa idea, y hubo una aproximación hace unos años a cargo del ex concejal Domingo Díaz, hasta el momento no se ha concretado nada.

Sin avances locales
Al menos desde el año 2012 que se tiene claro en Chillán que el cableado aéreo inservible es un problema.

De hecho ese año las autoridades comunales anunciaron coordinaciones con las firmas involucradas para evaluar la eliminación de los cables, sin embargo el proyecto no tuvo eco.

Según cálculos del académico de la carrera del área informática del Instituto Santo Tomás Chillán, Marcos Véjar,  dentro de las cuatro avenidas de Chillán existirían al menos 300 kilómetros de cables eléctricos y de telefonía. De esa cantidad, opina Véjar, más del 60% (200 kilómetros) está en desuso.

Obligación
Con el objetivo de establecer las competencias de las empresas privadas, que por su actividad económica necesitan instalar cableado aéreo, el senador por Ñuble Víctor Pérez Varela (UDI), junto a su colega Hernán Larraín, presentaron un proyecto de ley que busca obligar a las firmas a retirar el material inútil en solo medio año desde que se promulgue la norma.

“Estas empresas, una vez aprobado el proyecto de ley, tendrán seis meses para el retiro de los cables, y en el caso de las líneas troncales, el plazo será de un año, desde que los cables ya no presten el servicio para el cual fueron instalados”, comentó el parlamentario de la UDI.

Pérez Varela precisó que espera que el Gobierno respalde la iniciativa, ya que se trata de un problema urbano que requiere pronto una solución.

Iniciativa local
En un peligro para los peatones e incluso para los conductores se han convertido los cables que frecuentemente se ven colgando a mitad de la calle en diferentes puntos de la ciudad, explicó la jefa de la carrera de Prevención de Riesgo del Instituto Virginio Gómez en Chillán, Patricia Ramírez.

La académica precisó que las firmas que emplean como soporte físico los postes deberían tener un protocolo en el que se deje establecido la eliminación de los cables cuando ya no se utilicen.

“Queda en ellos contar con un procedimiento interno como este; si lo tienen, está claro que no lo emplean. Lo que se debe fijar bien a mi parecer es la identificación de los cables para que cada empresa se haga cargo de los que les pertenece”, explica.

Desde la Municipalidad de Chillán informaron que actualmente el equipo técnico está elaborando una nueva ordenanza relacionada con el soterramiento del cableado, que también involucra el problema de los cables en desuso.

Pese a que la idea de generar una jornada de limpieza en la que se involucre a las firmas privadas no se concretó, el gobierno comunal anuncia nuevas reuniones de coordinación para tratar el tema.