Licitan estudio para pavimentar ruta clave del secano interior

600 días durará el contrato de adjudicación del estudio de mejoramiento vial. Con el estudio el MOP podrá licitar la pavimentación de la carretera rural. La Dirección de Vialidad es la repartición a cargo del estudio y de las posteriores obras.

El anhelado sueño de los alcaldes del secano interior de Ñuble, de ver pavimentado el camino de tierra que une sus comunas, empezó a tomar forma.

El Ministerio de Obras Públicas (MOP), a través de la Dirección de Vialidad, inició el proceso de licitación denominado “Estudio de ingeniería para el mejoramiento de la ruta intercomunal del secano interior de la Provincia de Ñuble”, trabajo clave para la modernización de la futura carretera.

El estudio apunta a obtener un completo proyecto vial,  que una Ñipas y Confluencia con Ninhue, pasando por Portezuelo, sustentado en planos y antecedentes técnicos detallados, que permitan a futuro  la construcción de las obras de mejoramiento del trayecto rural que se extiende por aproximadamente 35,5 kilómetros.

El nivel de especificidad del estudio deberá otorgarle a las autoridades de la Dirección de Vialidad la garantía de que, basado en él, se pueda contratar la ejecución de los trabajos, según precisan las bases de la licitación.

La definición de los trazados de los caminos que se consigne en el documento será la definitiva, precisa el concurso público, y contará con la participación de las unidades de ingeniería, desarrollo territorial, expropiaciones y Dirección Regional de Vialidad, de modo que se tome en cuenta todos los aspectos involucrados.

De acuerdo al cronograma del proceso de licitación, el próximo 29 de mayo se deberá cumplir con la apertura técnica de las empresas que deseen hacerse del estudio. Asimismo, el 5 de junio se conocerá las ofertas económicas de los interesados.

Finalmente, el 8 de agosto se estaría entregando la adjudicación del estudio de ingeniería del proyecto que beneficiará de manera directa a un grupo de cuatro comunas ñublensinas (Chillán, Portezuelo, Ránquil y Ninhue) y ayudará a mejorar las conectividad de Quirihue y Cobquecura.
Serán 600 días los que durará el contrato, según lo estipula el reglamento del concurso abierto.

Beneficios
La futura ruta pavimentada impulsará el turismo, mejorará la conectividad de las ciudades del Valle del Itata, potenciará el desarrollo de actividades agropecuarias y forestales, principalmente de frutas de exportación, entre algunos de los beneficios que traerá consigo la construcción de la ruta, a juicio de los alcaldes.

Igualmente, los jefes comunales enfatizan que la modernización del camino atraerá inversiones, hará factible el transporte colectivo, descongestionará el acceso norte a Chillán y mejorará la calidad de vida de miles de personas.

Todos estos argumentos referidos al impacto positivo que generaría la intervención de la vía en su momento fueron planteados por las autoridades ediles ante el secretario regional del MOP. Si bien hace tres años se coordinó una de las últimas reuniones en la que se habló sobre el tema, la alcaldesa de Ninhue, Carmen Blanco, afirma que la idea viene rondando entre sus pares hace más de una década.

“Aunque sabemos que esto es un estudio, estamos contentos de que se estén dando los primeros pasos; será un aporte enorme tener pavimentada toda esa ruta. Este sueño fácil tiene unos 15 años, pero la idea ha ido tomando más fuerza en los últimos tres, cuando los alcaldes nos hemos reunido frecuentemente para conversar sobre el tema e incluso viajamos a Santiago el año 2014”, comentó la autoridad, quien enfatizó que las gestiones realizadas están dando resultados.

Carmen Blanco dijo confiar en que el mejoramiento vial se ejecutará sin que se dilate en el tiempo, por lo que manifestó estar a la expectativa de que se concrete sin problema alguno  la adjudicación del estudio.

Además del impacto económico y social que se generaría con la incorporación de asfalto, a juicio del jefe comunal de Ránquil, Benito Bravo, una de las cosas más relevantes de la iniciativa es que se crearán las condiciones adecuadas en el territorio de cara al eventual nombramiento de Ñuble como región.

“Nosotros vamos a tener que viajar constantemente a Quirihue. Tenemos por Portezuelo una ruta bastante cómoda, que es más expedita  que hacerlo por Coelemu. Desde ese punto de vista, además de la conectividad, sería muy bueno que se materialice el proyecto”, sostuvo.

La autoridad se mostró esperanzada en la concreción de la obra y advirtió que su misión y la de sus colegas será lograr que se financie rápido la pavimentación cuando esté listo el diagnóstico técnico de lo que se debe hacer.

Aporte
El secretario regional ministerial del MOP, René Carvajal, recordó que el proyecto ha sido presentado en diferentes ocasiones por los alcaldes del secano interior, por lo que hoy está siendo priorizado gracias al Plan de Desarrollo para Territorios Rezagados.

El funcionario público precisó que el estudio de ingeniería permitirá determinar si es necesario desarrollar un proyecto desde carpeta granular a pavimento, considerando los mejoramientos geométricos, de anchos de pistas y bermas, etc., que sean necesarios introducir con un estándar acorde a la funcionalidad asociada a esta ruta, entre otras características, teniendo presente que lo importante es que cada una de las obras entreguen a los usuarios mayor seguridad.

“Este proyecto permitirá en el futuro potenciar las actividades económicas del Valle del Itata, como las vitivinícolas, berries, frutícolas, apícola y forestal; pero también generar una alternativa para disminuir la congestión que se genera al ingresar a Chillán y otros lugares de la región”, indicó.

René Carvajal detalló que, según estimaciones preliminares, el costo total del proyecto bordearía los 20 mil y 25 mil millones de pesos.