Municipio aprobó cinco torres en Parque Schleyer

El pasado 6 de abril la Dirección de Obras de la Municipalidad de Chillán entregó la autorización al anteproyecto para construir cinco edificios, de cinco pisos cada uno, en lo que en teoría es uno de los dos últimos retazos que quedan de las nueve hectáreas donadas por Juan Schleyer Brandt el 14 de noviembre de 1929 a la municipalidad.

La entrega de la resolución municipal, que lleva el Nº 108 y rol 588-1, fue celebrada  como un hito fundamental por las 100 familias que serán beneficiadas con la entrega de departamentos, tras una espera que se extiende a 18 años, como son las que pertenecieron al antiguo comité Ángel Gabriel, quienes cargan con el peso de haber sido estafados y vistos sus sueños frustrados en más de una ocasión.

La dirigenta Maritza Flores resalta que para llegar a ese punto contaron con el apoyo del director del Serviu, Óscar Crisóstomo, del alcalde Sergio Zarzar y de la jefa de gabinete Paola Becker (ahora a cargo del Teatro Municipal), entre otras autoridades que participaron en innumerables reuniones de trabajo para diseñar el mejor proyecto para las familias.

Si bien incialmente solicitaban la construcción de casas, accedieron a vivir en departamentos ante la falta de terrenos disponibles por parte del Serviu en la ciudad y dado que las edificaciones serían de alta calidad.

El problema surgió después, cuando vecinos del sector Schleyer se enteraron de la construcción de los edificios, oponiéndose a la iniciativa argumentando que ese terreno fue donado para un parque en 1929, el que nunca se materializó, ya que el municipio, a lo largo de la historia, usó  las nueve hectáreas para otros fines. 

El director provincial del Serviu, Óscar Crisóstomo,  confirmó que por espacio de varios años trabajaron con la municipalidad, el alcalde incluido, en el desarrollo de la propuesta que cuenta en su fase de anteproyecto con el apoyo de la Dirección de Obras, por lo que le extraña que surjan voces municipales que defiendan el uso de los pequeños lotes para generar un parque, cuando el mismo municipio apoyó los edificios.

Agregó que en el lugar quedan dos porciones de terreno, una en poder municipal y otra del Serviu, donde serán edificadas las torres, que juntas, conforman un terreno menor al que ocupa la Plaza de Armas de Chillán.

Crisóstomo agregó que el proyecto habitacional nació como resultado del esfuerzo conjunto entre la municipalidad y profesionales del organismo estatal, para entregar soluciones a un conjunto de personas que han esperado muchos años. 

La jefa del programa de Vivienda del municipio chillanejo, Zoraya Martínez, confirmó que las familias están a punto de lograr este beneficio como resultado de las acciones ejecutadas por el gobierno comunal y el aporte del Serviu,  que aporta el terreno y quien financiará la obra a través de la entrega de subsidios. Se sumaron la EGIS Credi Hogar y constructoras.

100 familias
El comité y proyecto habitacional, según datos municipales, corresponde al plan de integración social Nueva Esperanza y está compuesto por 100 familias de Chillán, de las cuales 80 corresponden al ex Comité Ángel Gabriel y las 20 restante pertenecen al Comité Santa Sofía.

La superficie total del inmueble del Serviu es de 4.441,73 m2, de los cuales 820 m2 se encuentran traspasados en comodato a la municipalidad mediante resolución 6206 de 31/12/2013 con un plazo de 5 años, para ser utilizados como estacionamientos del Cesfam Isabel Riquelme. En los 3.621,73 m2 restantes está contemplado ejecutar el proyecto habitacional. 

La dirigente vecinal sostuvo que esperan que la municipalidad honre cada uno de los compromisos suscritos en el pasado, de tal manera que el conjunto “Nueva Esperanza” comience a ser levantado según el cronograma del Serviu durante el año 2018.

Maritza Flores afirmó que en el sector donde debieran estar sus viviendas no es posible generar un gran pulmón verde,  pero sí es factible generarlo en el paño de 25 hectáreas que posee la municipalidad junto al aeródromo local.