[Editorial] Región de Ñuble

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Victor Orellana

Crucial para el futuro del proyecto de ley que crea la Región de Ñuble es el trabajo que realiza la Comisión de Gobierno Interior de la Cámara de Diputados, donde ingresó el 12 de enero de este año, completando ocho sesiones legislativas en que fueron escuchadas organizaciones locales que lo respaldan, como también entidades penquistas que lo rechazan. 

Cumplida esa etapa, el pasado martes debía producirse la votación en particular de sus 17 artículos. Se sabía que la tabla de esa sesión incluía otros proyectos de ley y que la Región de Ñuble era el último, sin embargo, lo que nadie previó era que aparecieran nuevas aprensiones y que lo que parecía un camino pavimentado para su aprobación, se transformara en un itinerario con no pocos baches que podrían prolongar su debate y frustrar un cronograma que en su versión más optimista sitúa la promulgación de la ley para el 20 de agosto de este año.     

Si bien los artículos 1º y 2º (referidos a la creación de la región y sus tres provincias) fueron aprobados por unanimidad, al llegar a los artículos 3º y 4º sobre la creación de cargos de planta del Gobierno Regional y de Gobierno Interior, surgieron dudas entre algunos diputados que manifestaron su resquemor, ya que habrían algunas inconsistencias en cuanto a que Ñuble, siendo más pequeña, tendría más funcionarios que la Región del Bío Bío. 

Pero eso no fue todo, pues el artículo 5º concitó aún más dudas entre los diputados. Éste da cuenta de las modificaciones electorales que tendrá el territorio, al sacar del distrito 19 a las comunas de Cabrero y Yumbel, para anexarlas al distrito 20, encabezado por la comuna de Los Ángeles. Sobre este punto, supuestamente había consenso para introducir una norma transitoria que incluyera a ambas comunas solo para las elecciones de este año, pero lo ocurrido el martes mostró que tal acuerdo no existe, ya que varios diputados cuestionaron la fórmula.  

A lo anterior debe agregarse que el mismo artículo 5º crea la circunscripción senatorial de Ñuble, que elegirá dos senadores a partir de 2021, dejando a Bío Bío con solo tres representantes en la Cámara Alta y que es otro punto que generará controversia. 

Ante este cuadro, cabe preguntarse por la calidad del trabajo legislativo. Del Senado por una parte, que en su momento fue objeto de elogio por su rapidez, pero que en la actual situación aparece débil y falto de prolijidad en algunas materias que son las que precisamente están entrabando el avance del proyecto; y de la misma Comisión de Gobierno de la Cámara, que lleva 5 meses escuchando a organizaciones locales, detractores y Gobierno, pero sin entrar al fondo de su articulado. Si así hubiese ocurrido, la mayoría de las dudas y discrepancias ya se habrían resuelto.  

Sin embargo, más que lamentarse por las complejidades que han ido apareciendo, convendría ver los aspectos positivos de profundizar el debate, no sobrerreaccionar por un eventual atraso en los plazos de su itinerario legislativo y entender que el cambio más trascendente de los últimos 100 años para este territorio y sus habitantes demanda, más que celeridad, un acucioso y sereno trabajo de los legisladores para sentar las bases de la institucionalidad que la futura Región necesita.