Cae venta de estufas a leña y crece el uso de electricidad

Un notable cambio de hábito en la forma cómo los chillanejos se están calefaccionando este año se advierte en las principales tiendas de accesorios para el hogar de la comuna, basado en el comportamiento que ha tenido las ventas de estufas a leña.

Tras un sondeo realizado por LA DISCUSIÓN en los locales que ofrecen los tradicionales aparatos que utilizan el popular combustible, se constató una importante baja en la comercialización de estos equipos, de acuerdo a lo manifestado por el propio personal de los negocios.

Evitar la generación de emisiones contaminantes y tener la garantía de que ninguna restricción derivada del Plan de Descontaminación Atmosférico (PDA) les impedirá calefaccionarse en cualquier momento del día, son las razones que argumentan los chillanejos a la hora de elegir la tecnología que les permitirá climatizar sus viviendas en la época de bajas temperaturas.


Dejando la leña
Entre un 30% y 40% menos de estufas a leña se han vendido en Homecenter Sodimac  este año, en comparación a igual fecha del 2017, según los cálculos de Carlos Aguilera, encargado de la marca Bosca.

A juicio de Aguilera, son varias las razones que explicarían la caída de la comercialización de estos equipos:  una mayor conciencia de la gente en cuanto a que su uso igual es restringido los días declarados como episodios críticos por humo de leña, como son las Preemergencias y Emergencias Ambientales, como también la favorable temperatura que se ha vivido hasta el momento.

“Lo que me he podido dar cuenta es que la gente ya tiene claro lo que es el Plan de Descontaminación, entonces ya no busca solo la estufa a leña, sino que también pregunta por otras alternativas como el pellet por ejemplo. El frío tampoco ha sido tan extremo, por lo que creo que los clientes están esperando más entrado el invierno”, comentó.

Por su parte en Easy creen que la tendencia llegó para quedarse. Hasta un 50% menos de calefactores a biomasa se vendieron en los cuatro primeros meses del año 2017,  a diferencia del primer cuatrimestre del año pasado.

Esta baja se vio compensada con el incremento en la salida de equipos a parafina, los que habrían alcanzado al menos un 40%, calcula el personal del área de temporada del local comercial.

Aunque en menor medida, lo aparatos a gas también anotaron un leve repunte, al subir casi 10%, cifra que se repetiría para el caso de los eléctricos.

En el caso del Centro Ferretero Madrid, Jorge Fernández, encargado de local, precisó que el nivel de comercialización de estufas a leña se ha mantenido este año; no obstante, aclaró que los clientes también están abriéndose a alternativas más limpias.

“Sigue igual la venta de equipos a leña, no ha habido una caída de esos productos. En lo que sí hemos notado un crecimiento importante es en los de pellet, que más o menos supera el 100%”, indicó.

Si bien en la tienda aún se ofrecen cocinas que funcionan con astillas, afirmó que estas mayormente son solicitadas por personas que viven en el campo, fuera de Chillán, en donde si bien tienen algunos problemas con las emisiones de material particulado, aún no está restringido el uso de leña durante la época de otoño-invierno.

En ascenso
La instalación de equipos de aire acondicionado en viviendas particulares de Chillán supera las expectativas incluso de los que ofrecen el servicio.

Joaquín Bustos, dueño de JBM Soluciones Eléctricas, asegura que aproximadamente 150 instalaciones han realizado hasta abril pasado en Chillán, lo que significa un aumento de más del 40% de lo que tenían en igual fecha del 2016.

El empresario recalca que los clientes que más han requerido el producto son aquellos que tenían a la leña como fuente de calefacción y afirma que poco a poco se está desmitificando la idea de que la electricidad es más costosa.

Bustos enfatiza que si bien depende del ambiente que se quiera climatizar, hay aparatos económicos que tienen un costo de $249.000 instalados y que tienen un poder de calefacción de entre 25 y 30 metros cuadrados, los cuales funcionando seis horas diarias gastarían alrededor de $11.000 mensuales.

“Particularmente este año ha aumentado de manera sorprendente el pedido de instalaciones. Veo que la gente está cambiando la forma de calefaccionarse, porque se está dando cuenta que la electricidad no es más cara que otros combustibles”, detalla Joaquín Bustos, y aclara que la tecnología que trabajan son de alta eficiencia energética.

Al menos un 30% aumentaron en relación al año pasado los pedidos en Aire del Sur, empresa dedicada a la dotación de aire acondicionado en Chillán.

María Teresa Nova asegura que este 2017 se está advirtiendo una singular demanda de equipos en plena época de bajas temperaturas, lo que años atrás era poco relevante.

“Creo que esto continuará en aumento debido a los costos mensuales. Por ejemplo una familia en forma mensual gasta $30.000 en leña y en consumo de energía eléctrica se reduce a $20.000. Otra cosa importante de mencionar es que usando electricidad no dañamos el medio ambiente”, reitera María Teresa Nova.

Avance
Para el secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, los habitantes de Chillán están tomando conciencia sobre el uso aparatos de calefacción no contaminantes.

“La clase media nos está ayudando como siempre a sacar adelante las políticas públicas; todo este esfuerzo apunta a hacer de Chillán y Chillán Viejo ciudades más sustentables”, acota.