Abril no registró episodios críticos por humo de leña

Los estados de calidad del aire son anunciados todos los días por la Intendencia. 2 monitores de material particulado hay en la comuna. El INIA y el Purén.

Solo aire de buena calidad se ha respirado en Chillán y Chillán Viejo durante abril, a pesar de que históricamente se trata del primer mes del año en que los niveles de contaminación por humo de leña se disparan hasta convertir el ambiente respirable local en molesto e incluso peligroso.

De acuerdo a los registros consignados por el medidor de material particulado fino 2,5 (MP2,5), elemento tóxico contenido en las emisiones domiciliarias generadas en la combustión de biomasa, los índices diarios se han mantenido por debajo de la línea de los 50 microgramos por metro cúbico (ug/m3) del compuesto, lo que es considerado a nivel nacional como un rango sano y óptimo.

El inmejorable escenario de los últimos 30 días contrasta con lo comprobado por el aparato ambiental de la estación Purén en el mismo periodo del año pasado, cuando se produjeron una Alerta (106 ug/m3 de MP2,5) y cuatro Preemergencias (entre 126 y 142 ug/m3 de MP2,5), estados de calidad del aire preocupantes.

Al revisarse lo ocurrido el 2015 se tiene que los habitantes de la intercomuna respiraron aire saturado en siete días consecutivos; en tres de ellos se trató de jornadas con calidad Regular, un número igual de Alertas y una Preemergencia.

La particularidad es que en los dos años la polución extrema comenzó a manifestarse en la última semana del mes y mantuvo continuidad en el tiempo (ver cuadro aparte).

Clima benigno
Según los pronósticos climatológicos que entrega todos los días la Intendencia Regional del Bío Bío, cumpliendo con su labor informativa en el contexto del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) de Chillán y Chillán Viejo, las temperaturas vividas en el presente mes de abril han fluctuado entre los 4 y los 28 grados Celsius.

Termómetros que no han caído a niveles asociados a heladas y que incluso las máximas aún recuerdan al verano que finalizó el 22 de marzo pasado, además de las jornadas de lluvia registradas en todo abril, son los factores que han incidido en el favorable panorama ambiental, de acuerdo a la interpretación que hace el secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas.

El funcionario de Gobierno aclara que a esta altura del año pasado las autoridades de la Intendencia ya habían pronosticado una docena de episodios críticos, tres de ellos de Emergencia, lo que hablaría de que las explicaciones respecto al incremento de los episodios críticos del 2016 eran correctos.

“Vemos que estamos teniendo un comienzo de temporada más bondadoso en cuanto a las condiciones climáticas, por lo tanto, hasta el día de hoy no llevamos episodios críticos que hayamos tenido que gestionar. La baja en los episodios se debe a las condiciones benignas que ha tenido el comienzo de este invierno, que ha tenido niveles de pluviometría mucho mayores a los del año pasado; quiero indicar que ya llevamos más de 100 milímetros de agua caída en este periodo, mientras que el año pasado solo cayeron tres milímetros hasta esta misma fecha”, precisa.

A juicio de Richard Vargas existe conocimiento de parte de la ciudadanía sobre el PDA; no obstante, comenta que no  solo es con fiscalización que se logrará un mejor cumplimiento de las restricciones al uso de leña durante episodios críticos, sino que con la toma de conciencia de los ciudadanos.


Ayuda extra
Marco Hernández, experto de la Dirección Meteorológica de Chile, afirma que las proyecciones para el otoño 2017 indican que la intercomuna tendrá una temporada como habitualmente se la conoce, con lluvias abundantes.

“Las condiciones indican que las precipitaciones serán como las de un otoño normal para Chillán, sin fenómenos como El Niño o La Niña, por ejemplo”, sentenció el meteorólogo, por lo que se prevé que las lluvias de este año serán superiores a las que se produjeron el 2016, lo que ayudaría a limpiar el aire local en determinadas jornadas.