Analizan tres posibles casos de Carbunco en Yungay

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Agencia Uno

Tres internos del Centro de Detención Preventiva (CDP) de la comuna de Yungay han recibido atención médica por ser sospechosos de estar contagiados de Carbunco, cuyo factor de riesgo está asociado a presunta compra, faenado y consumo de ovino o caprino contaminado.

Así lo informó la seremi de Salud, desde donde indicaron que la Unidad de Epidemiología de la Delegación Ñuble investiga si los tres contagiados tuvieron contacto previo con la carne cruda del animal. "La anamnesis o entrevista clínica efectuada a los usuarios no arroja otras posibles vías de contagio", señalaron.

La autoridad sanitaria investiga, además, si existen otras personas posiblemente contagiadas. De igual forma se tomó contacto con el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) para que realice las acciones pertinentes.

El primer paciente que presentó síntomas lleva una semana de atención en el hospital de Yungay, y los otros dos pacientes, ingresaron al recinto hospitalario de la comuna, presentando buenas condiciones de salud y bajo tratamiento antibióticos.

El Carbunco corresponde a una enfermedad infecciosa y de notificación obligatoria a nivel nacional, que se produce debido a un tipo de bacterias llamadas Bacillus anthracis, pudiendo comprometer la piel, el tracto intestinal y/o los pulmones.  En Chile la forma más común de presentación es la cutánea.

Afecta a animales ovinos o equinos (principalmente), pero se contagia a los humanos por contacto con piel, pelos o productos óseos de animales enfermos; a  través de vía respiratoria, cuando las esporas del carbunco penetran los pulmones en procesos como el curtido de pieles y el procesamiento de lana; o por vía digestiva, cuando alguien ingiere carne contaminada con carbunco.

Cuando el contagio es por vía cutánea, los síntomas corresponden a úlcera con picazón, indolora, a menudo rodeada de hinchazón y zona ennegrecida.  Cuando el contagio se produce por inhalación, puede estar asociado a fiebre, malestar, dolor de cabeza, tos, insuficiencia respiratoria y dolor torácico; mientras que cuando es por vía gastrointestinal se asocia a dolor abdominal, diarrea, fiebre, úlceras bucales, náuseas, vómitos y sangramientos.