Día de la Tierra

Hoy es un día para reflexionar. Ése fue el propósito cuando el 22 de abril de 1970 fue instituido como Día de la Tierra, para impulsar la toma de conciencia del valor de conservar nuestro planeta, para mantener una relación más armónica con la naturaleza. Si bien podríamos resaltar que en este siglo se ha hecho más daño a la Tierra que en toda la historia anterior de la humanidad, hoy puede ser un día para mirar el planeta con optimismo. Todos vivimos en él y podemos generar un cambio. 

En efecto, esta convocatoria global es una oportunidad para proponer acciones y soluciones viables y concretas en favor de nuestra calidad de vida. Desde acciones simples, como plantar árboles y realizar actividades de reciclaje, hasta cambios estructurales. 

A nivel local y considerando que la mitad de la población vive en una conurbación (Chillán-Chillán Viejo), resulta indispensable ayudar a que la ciudad sea más sostenible. Hay tres elementos que resultan clave: la energía, la infraestructura y el transporte. En materia energética, para nadie es un misterio que poseemos estructuras obsoletas de generación que no solo resultan ineficientes, sino contaminantes. Es imprescindible promover una transición a fuentes de energía renovables.

Las viviendas, por su parte, representan el 90% de las emisiones de material particulado por el uso de leña. A través de mejoras sencillas y de eficiencia se pueden reducir las emisiones de modo drástico, más allá los incentivos y restricciones que propicia el Plan de Descontaminación Ambiental, actualmente vigente. 

El transporte, por su parte, con un explosivo crecimiento del parque automotor local que ya se empina por sobre los 55 mil vehículos, es una fuente emisora de contaminantes que también debe empezar a preocuparnos, pues ya representa un 8% de la polución en la intercomuna. Sin duda, es imprescindible reducir estas emisiones, preferir vehículos más eficientes y, fundamentalmente, aumentar las opciones y la calidad del transporte público. Junto a ello, resulta necesario un uso más razonable del automóvil, tema en que los chillanejos estamos significativamente atrasados. 

Con la imaginación, la capacidad y los recursos disponibles, la capital de la futura Región de Ñuble puede ser muy diferente a la ciudad de hoy y brindar una mejor calidad de vida a sus habitantes. Este Día de la Tierra es una oportunidad para aprovechar la creatividad humana para transformarla y así vivir mejor. 

Para quienes están involucrados profesionalmente en el tema, quizás este día sea una oportunidad de promover el desarrollo de fuentes alternativas de energía, o crear nuevas áreas verdes, tema que ocupa el primer lugar entre las preocupaciones de la ciudadanía local, según encuestas realizadas por este diario y centros de estudios. 

El recordado astrónomo Carl Sagan decía que la Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Todas las acciones que podamos realizar en favor de ella no son sino el reconocimiento de nuestra responsabilidad para preservar este punto azul pálido que es nuestro planeta en el universo.