PDA: intercomuna sumará 10 mil árboles en dos años

Cinco mil árboles entregará este año la Corporación Nacional Forestal (Conaf), a las comunas de Chillán y Chillán Viejo en el contexto del programa de arborización de la denominada Zona Saturada por humo de leña.

La política de Gobierno establecida en el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA), vigente desde marzo del 2016, considera que no menos de 3.000 ejemplares deberá ofrecer anualmente la corporación hasta el año 2026, meta que se superará con creces según adelantó el director regional Sergio Valdés.

En su visita de este viernes a Chillán, el recientemente nombrado jefe de la repartición pública aseguró que la medida preventiva será abordada teniendo a las nativas como principal elemento de arborización de la intercomuna.

“Se priorizarán sobre todo especies nativas como quillay y roble, pero igual se tendrá en cuenta algunas exóticas”, precisó el funcionario de Gobierno.

Valdés reveló que ya el 2016 Conaf hizo entrega de 5.000 plantas, lo que sumado a la cifra similar propuesta para el presente 2017, en solo dos años de implementado el PDA la intercomuna habrá sumado 10.000 nuevos árboles en su territorio.

El programa de arborización para Chillán y Chillán Viejo apunta a aumentar la cantidad de metros cuadrados de área verde a nivel local, además de que con la plantación de esta vegetación se logre en el futuro reemplazar a una de las especies predominantes en las principales avenidas, como es el plátano oriental.

A esta última se le atribuye una alta carga alergénica en la estación de primavera, y a la vez  no resulta del todo amigable en la temporada de más alta contaminación por combustión de leña (entre mayo y septiembre), ya que el no ser una variedad perennifolia hace que elimine naturalmente sus hojas, por lo que no aporta en servir de “paraguas” y mitigador del tóxico material particulado fino 2,5 (MP2,5).

Potencial natural
Si bien Sergio Valdés puntualizó en el reto que tendrá Conaf con aplicar las medidas que le corresponden del PDA,  no se olvidó de su anterior puesto público de coordinador de la Zona de Rezago del Valle del Itata y  afirmó que todo el territorio que comprende este espacio geográfico ñublensino tiene un potencial turístico relevante, por lo que comentó que desde su despacho gestionará algunas medidas que puedan servir para destacar las bondades del sector históricamente relegado.

“Cuando empecé el programa de la Zona de Rezago hablé con los alcaldes y les dije que a la forestal que tienen de vecino más que como enemigo tienen que verla como un amigo para hacer alianzas con ellos y hay un buen ánimo para llegar a eso. Ahí Conaf tiene un papel importante por ejemplo en el trabajo con los bosques nativos que quedan en el sector, que si bien hay que protegerlos, pueden ser usado en un gran plan de turismo con senderos donde el turista pueda tener acceso a esos recursos para conocerlos y apreciarlos bien en toda su magnitud; como ex coordinador de la Zona de Rezago lo tengo presente”, sostuvo.

El funcionario de Gobierno confesó que esta posibilidad no solo le abrirá un abanico de oportunidades económicas a las nueve comunas que conforman este grupo, sino que también le permitirá a Conaf cumplir con su rol de inserción en las comunidades de la región y particularmente de la Provincia de Ñuble.

“Nuestro trabajo no solo es de oficina, sino que necesitamos ser legitimados por la misma sociedad que, en general, tienen buena opinión de Conaf, pero hay que hacerla más patente aún”, aclaró Sergio Valdés, quien asumió el cargo regional de Conaf el pasado 13 de abril, despacho que ya había estado bajo su batuta entre los años 2002 y 2006.