Falla de semáforos causa roce entre directores municipales

Falta de personal, carencia de un inspector técnico exclusivo y limitaciones técnicas parecen estar detrás de los problemas que de manera permanente se producen en los semáforos de la ciudad.

Apagones y falta de sincronización, lo que hace lento el desplazamiento de los vehículos -justo lo que se pretendía remediar- son algunas de las fallas principales de un sistema que nunca ha estado exento de problemas, los que este viernes fueron expuestos en sesión de concejales y autoridades edilicias.

Incluso el proceso de modernización de semáforos, al menos en su primera fase, fue complejo para el municipio,  pues el proceso desarrollado por una empresa con experiencia internacional tardó más de lo previsto y no se consideraron cámaras de vigilancia, lo que hace difícil el control por parte de la UOCT instalada en Chillán.

El tema salió a colación este viernes en una reunión de Comisión de Tránsito, donde se debatían otras temáticas como la entrega de espacios para minibuses de transporte escolar o la pugna entre taxistas versus Uber.

Las complicaciones del sistema de semáforos fue el tema que generó el mayor debate entre concejales y autoridades municipales e incluso un intercambio de opiniones entre la jefa de Tránsito, Érica Valenzuela, y el administrador (s) Rodrigo Chamorro.

El concejal Camilo Benavente hizo una suerte de relato de las falencias del modelo de controladores de flujo vehicular y pidió que se entregaran las razones detrás de las fallas.

La jefa de servicio manifestó que no era sencillo lidiar con un sistema donde se requiere la presencia de personal idóneo, calificado y disponible para abordar temas tan delicados como los que tiene que ver la entidad.

Agregó que Tránsito carece de profesionales de ese orden y el especialistas mayormente calificado, y que quien tiene responsabilidad administrativa se encuentra con licencia,  mientras que otro ingeniero no ha sido contratado por el municipio.

Valenzuela indicó: “le pedí por escrito al alcalde” que contratara a un inspector técnico para que se encargara del contrato de semáforos, pero no obtuvo respuesta.
La directora del Tránsito agregó que los semáforos aparentemente tienen problemas técnicos que no han podido ser resueltos por el proveedor o la empresa encargada de su mantención.

Planteó que la unidad que dirige tiene un contrato de reposición de servicio con una empresa externa, la que debe llegar a terreno apenas se da aviso, pero muchas veces no existe una alerta temprana, lo que deriva en que el servicio se interrumpa por mucho tiempo.

El administrador (s) Rodrigo Chamorro intervino para tratar de defender al municipio, asegurando sin mayores argumentos que en tránsito existía personal con responsabilidad administrativa capaz de tomar decisiones, pero Érica Valenzuela le replicó que las personas a las que se refería no tienen la formación para hacerse cargo de temas complejos.