¿Inmovilismo frente a las grandes temáticas?

En el Mercado la administración lidera un proceso de reestructuración La Cámara de Comercio los rechaza, pero los ambulantes exigen su derecho al trabajo. El municipio se ve limitado en sus decisiones. Un estudio sugiere el cierre de escuelas, pero tras las críticas se dice que es solo un informe más. Pero el tema marcará la agenda todo el año.

Una eventual debilidad parece estar demostrando el gobierno comunal respecto de grandes temas que debieron haber tenido una resolución más rápida, pero cuyo debate se ve dificultado por la emergencia de opiniones contradictorias que paralizan los procesos. 

Según señalan ediles, se observa cierta dilación en la toma de decisiones desde el municipio donde el alcalde y su equipo saben que se encuentran con un escenario difícil de manejar, pues además de condicionamientos políticos dene considerar las opiniones de vecinos.

Tomar decisiones no es fácil y un caso paradigmático es el de la Ordenanza de la plazoleta Sargento Aldea que fue aprobada el año pasado antes de las elecciones y que considera un plazo de concesión de 50 años a los locatarios, la que habría tenido otro destino si hubiera sido tramitada en este.

En sesión de comisión de Mercado del martes pasado el concejal Patricio Huepe puso en entredicho la entrega de los locales por medio siglo, pero Juan López Cruz ferviente defensor de los locatarios, le dijo que “no había nada que hacer, pues era un hecho juzgado”.

Durante el año pasado, la municipalidad evitó discutir el cierre de escuelas tal como lo sugiere un estudio de Red de Escuelas contratado por el DAEM a pesar de que estuvo listo antes de que fuera analizado el Padem 2017. 

La información fue entregada recién este año a los ediles y como informó LA DISCUSIÓN plantea el cierre de algunas unidades educativas dada la baja en la matrícula que sigue disminuyendo a pesar de los esfuerzos desplegados.

La municipalidad, enfrentada a ediles que rechazan el cierre de establecimientos, optó por asegurar que la empresa Optimiza solo realizó una sugerencia, pues aquello no es una política municipal. Pero el proceso de disminución de planteles será un tema fundamental durante este año y base del Padem 2018.


La presidenta de la comisión Educación del concejo, Brígida Hormazábal, manifestó que el cierre de establecimientos comenzará a ser debatido desde el 26 de abril en una sesión donde debieran estar presentes profesionales de la consultora creadora del informe.

La edil se opone a priori al cierre de escuelas, pero reconoce que existen unidades educativas que podrían ser elimidadas, pues “no entregan condiciones dignas para profesores y alumnos”.

Desde el municipio se indica que “la posición municipal respecto al cierre de escuelas que sugiere el estudio en mención es invariable y si bien valora los datos que el estudio arroja, también pondera socialmente las medidas recomendadas, pues el cierre de escuelas en Chillán involucra mucho más que el traslado de niños de un plantel por cerrar a otro”.

Otro tema que preocupa es el incremento de los ambulantes en la ciudad. La municipalidad ha evitado adoptar medidas radicales amparándose en el derecho al trabajo de personas vulnerables. Pero la Cámara de Comercio a través de su presidente Alejandro Lama sostiene que “los ambulantes llegan con tremendas camionetas a dejar su mercadería”. El dirigente tiene una reunión agendada con el edil el 28 de abril.

El municipio sostiene sobre este tema que “durante el 2017 la municipalidad potenciará con fuerza el área de inspección, como lo pide la Cámara y miles de vecinos en diferentes puntos de la ciudad”.

Agrega que el número de comerciantes ambulantes en el centro de Chillán es dinámico y va cambiando casi a diario y evaluaciones anteriores que se ha hecho al sector ha demostrado que no todos los comerciantes ambulantes tienen real necesidades de comercializar al margen de la institucionalidad.


El concejal Juan López Cruz advierte en este y otros temas una ambivalencia y doble estándar del municipio “lo que da cuenta de que no tiene las cosas claras y en algunos temas prefiere no asumir riesgos y dejar que la oposición muestre sus cartas y se desgaste”.


El edil reconoce que frente a los cambios que requiere el Plan Regulador para ampliar la zona de grandes edificios en el centro, la  municipalidad se debate entre oír a los constructores o considerar a los vecinos que se oponen al alza y quieren una ciudad “a escala humana” con edificaciones de no más de cinco pisos”.