Nuevos monitores de MP2,5 se ubicarán en Cesfam y escuelas

Equipo técnico de la UdeC y de la Seremi de Salud recorrió ayer los posibles lugares de instalación. La quema de leña en la calefacción es la principal causa de contaminación. 34 medidores tendrá la Región del Bío Bío tras la instalación de los 20 equipos 

Dos estaciones de monitoreo de la contaminación por humo de leña, producido por la combustión de biomasa durante la calefacción domiciliaria, existen actualmente en Chillán.

Los instrumentos ambientales INIA y Purén, que reciben sus nombres al ubicarse el primero en el Instituto de Investigaciones Agrarias del sector de Quilamapu y el segundo en la Población Purén, registran los niveles de material particulado (MP) que concentra el aire respirable, el mismo que desde hace más de una década viene siendo medido y que, gracias a la constatación de la polución extrema, el Gobierno definió a la intercomuna como Zona Saturada el año 2012.

Si bien la información que brindan estos dos equipos fue suficiente para que el Ejecutivo decidiera la elaboración de un Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) local, el cual se encuentra vigente desde el 28 de marzo de 2016, siempre se mantuvo la duda sobre los verdaderos niveles de polución que afectan a los habitantes de Chillán y Chillán Viejo, principalmente en los espacios geográficos por donde la tecnología no alcanza a calcular.

El propio alcalde chillanvejano, Felipe Aylwin, desde hace un par de años se viene quejando por el hecho de que en su comuna se desconocía a ciencia cierta el grado tóxico de material particulado fino (MP2,5), el más peligroso derivado del uso de leña, que contiene el ambiente de su ciudad en las épocas de otoño-invierno.

El reclamo de la máxima autoridad de la comuna histórica fue tomado como un compromiso por parte del Ejecutivo, no obstante, nunca se pudo concretar la instalación de un monitor.

Nuevo instrumental
Hace exactamente un mes que la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y el Centro de Óptica y Fotónica (Cefop) de la Universidad de Concepción (UdeC) anunciaron la instalación de 20 nuevos medidores de calidad del aire en toda la Región del Bío Bío, donde siete de ellos se destinarán para la intercomuna.

De acuerdo a lo programado por los profesionales de la UdeC encargados del proyecto, a fines de abril o inicios de mayo deberían terminar de habilitar la totalidad del equipamiento en Chillán.

De hecho este lunes la encargada de instalaciones del proyecto, María José Gallardo, junto a representantes de la Secretaría Regional del Ministerio de Salud, recorrieron un total de 15 diferentes lugares de la intercomuna en donde podrían ubicarse los siete aparatos.

La experta adelantó a LA DISCUSIÓN que la nueva tecnología se dispondrán en los consultorios y colegios municipales de Chillán y Chillán Viejo.

“De los 15 sitios, los que cumplan con la normativa los vamos a seleccionar y de ahí recién tendremos el listado final; pero lo que si está definido es que serán en Centros de Salud Familiar (Cesfam), escuelas y colegios públicos”, afirmó María José Gallardo. Añadió que también se están analizando dos establecimientos educativos privados, a razón de que debían cubrir ciertas zonas de representatividad de contaminantes.

La científica detalló que las nuevas estaciones de monitoreo deberán seguir ciertos reglamentos del Ministerio de Medio Ambiente, entre los que se consideran la altura en la que quedarán los instrumentos, la distancia que guardarán con otros, la ubicación geográfica, la infraestructura de seguridad, etc.

María José Gallardo sostuvo que el trabajo realizado hoy estuvo centrado en verificar si los locales cumplen la normativa que les permita hacer las instalaciones, las que están programadas para la última semana de abril o inicios de mayo. El objetivo del proyecto es que el sistema de medición esté en pleno funcionamiento desde el próximo mes.

La bioquímica y doctora en  Ciencias de la Universidad de Chile e investigadora de la UdeC, manifestó su confianza de que con la información sobre los niveles de contaminación por humo de leña  que se genere con la nueva tecnología las autoridades tendrán mejores antecedentes para resolver el problema que aqueja en la zona.

“Lo que hay que destacar de este trabajo es que se trata de un proyecto en conjunto de la Universidad de Concepción, las seremis de Salud, Medio Ambiente y Educación, por lo que esperamos que sea un aporte en Chillán y sus episodios de contaminación y en las distintas ciudades de la región donde se ubicarán, y así tener la posibilidad de que se puedan tomar tal vez mejores decisiones en política pública”.

Equipos para Chillán Viejo
Solo con la puesta en marcha de la iniciativa científica-académica los habitantes de la comuna histórica por fin sabrán qué tan tóxico es el aire que respiran entre los meses de abril y septiembre de todos los años.


El director del Cefop de la UdeC, Carlos Saavedra, confirmó que los chillanvejanos contarán con estaciones de material particulado, lo que llegará a suplir la necesidad advertida por el jefe comunal.

“No recuerdo si habrá una tercera, pero con certeza dos de ellas se instalarán en Chillán Viejo”, detalló el encargado del proyecto.

El académico y doctor en Física acotó que la finalidad de la iniciativa es aumentar sustancialmente el número de estaciones de monitoreo de la Octava Región y así mejorar la capacidad predictiva en la zonas declaradas saturadas como la intercomuna Chillán-Chillán Viejo, Los Ángeles y Concepción.

Carlos Saavedra aclaró que durante todo el año 2017 se trabajará en la denominada fase de marcha blanca de la red de monitoreo de la Región del Bío Bío y reiteró que la idea es que estos equipos nuevos sirvan de complemento a lo que existen actualmente en la red Sinca (Sistema de Información Nacional de Calidad del Aire).

“Vamos a trabajar todo este año en esta prueba de funcionamiento de los equipos, que son autosoportables y que funcionan en términos eléctricos autónomos. La particularidad de esta tecnología es que tienen paneles solares que les permite autonomía de hasta seis a siete días sin presencia de sol o radiación directa y también transmiten en línea los resultados a través de protocolos de comunicación telefónica y los resultados van a ser desplegados en una página equivalente a la de la red Sinca para que posteriormente se genere una alianza o una incorporación más fácil”, recalcó.

 Luego de cumplirse el tiempo de prueba, precisó Carlos Saavedra, deberán entregar a la Gobernación Regional, institución que financió el proyecto, los resultados de las mediciones que se hagan para demostrar el funcionamiento de la red.

Tecnología
A las siete estaciones que se habilitarán en la intercomuna se les suman las 10 que se instalarán en la Provincia de Concepción (Concepción, San Pedro, Chiguayante, Hualpén y Talcahuano) y tres en Los Ángeles, las que podrían quedar ubicadas en zonas residenciales como industriales, siempre siguiendo las normativas y criterios de representatividad para una mejor muestra en cada comuna.


En Chile existen 73 estaciones de medición de material particulado 2,5, de las cuales 14 funcionan en la Octava Región. Con los 20 nuevos monitores, Bío Bío concentrará el 23% de los terminales a nivel nacional, lo que reforzará el registro sobre el comportamiento de la contaminación por material particulado.

El costo total del proyecto alcanzó los $213.794.400 y el 49,9% de ellos fue financiado por el comité de desarrollo productivo de la Región del Bío Bío.