Dirigentes piden agilizar el vasto Plan de Transportes

Con más de 51 mil vehículos registrados en la intercomuna de Chillán y Chillán Viejo, se hace cada vez más necesario ampliar y mejorar la red vial de ambas comunas con la finalidad de satisfacer las demandas de los usuarios, señalan dirigentes de entidades locales como la Cámara de Comercio e Industrias y la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble.

Para los dirigentes, ambas comunas requieren de una reingeniería potente con la finalidad de prepararse para una urbe que en el futuro tendrá serias complicaciones cuando la masa vehicular sea mucho mayor que la actual. Y ante ese potencial escenario futuro conviene prepararse, como no se hizo en el pasado.

Alejandro Lama, quien representa a los comerciantes establecidos, destaca que la planificación es fundamental en materia vial, donde los proyectos tardan hasta diez años en poder ser ejecutados. Un ejemplo le sirve para dar cuenta de la lentitud en que se desarrollan y eventualmente la carencia de visión de las autoridades de turno.

“Hace unos 22 años escuché por primera vez respecto de la necesidad de construir una gran circunvalación para Chillán. En ese tiempo sonaba futurista y se pensaba que no era tan necesaria, pero en la actualidad es una obra fundamental para evitar la congestión interna de la ciudad, como evitar el ingreso de vehículos que van a otras comunas”, destaca Lama.

El personero local plantea que de manera permanente han estado analizando con las autoridades locales los conflictos viales y existe consenso absoluto respecto de que las grandes obras tienen que ser ejecutadas en el corto plazo.

El presidente de la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble (Corñuble), Juan Ramírez, expone que en la actualidad la urbe está pagando las consecuencia de largos años de falta de planificación y un fenómeno no dimensionado como es el incremento explosivo de los automóviles que circulan por las calles y avenidas muchas de ellas deficientes.

Ramírez cree que las inversiones planificadas y que pueden ser ejecutadas a partir del 2018 ó 2019, según planes de la Seremi de Transportes, podrán verse aceleradas cuando la provincia sea Región y lleguen recursos para solucionar los conflictos urbanos locales.

Mientras ello ocurre, no hay más alternativa que sujetarse a los planes y plazos existentes en la actualidad ligados al Plan Maestro de Transportes para la intercomuna, que fue definido el año 2012 tras varios años de análisis técnicos.

La referida estrategia que busca mejorar y ampliar los principales ejes de la ciudad sigue los plazos que maneja la institucionalidad estatal, según la cual, para que se puedan ejecutar determinadas obras, éstas deben pasar por sucesivas e impostergables etapas de análisis financiero e ingenieril.

El seremi de Transportes, César Arriagada, quien ha estado al frente del Plan, destaca que efectivamente los proyectos que requiere la ciudad han ido avanzando desde que fueron ideados durante el año 2012 y ya estaría cada vez más cerca la concreción de varios de ellos.

La autoridad plantea que “el Plan Maestro de Transporte Urbano nos aporta una visión de lo que es necesario desarrollar en las comunas de Chillán y Chillán Viejo y es sin duda un input importante a la hora de tomar decisiones respecto a lo que se hará en estas comunas. En este sentido, el trabajo se enfoca en resolver los problemas actuales con soluciones de corto plazo en materia de gestión de tránsito, por ejemplo, pero sin descuidar el trabajo y la perspectiva de ciudad en el mediano y largo plazo con proyectos de gran infraestructura” sostiene. 

Arriagada destaca que este tipo de estrategias “se realizan, en primer lugar, para obtener un diagnóstico del ordenamiento de la ciudad, y en base a eso, planificar de mejor forma no solo el transporte público, sino también la movilidad de las personas y ciclistas”.  

Avances
En cuanto a avances, este año la Seremi de Transportes debe dar un paso importante para lograr que uno de los principales proyectos contemplados en el Plan Maestro pueda ser realidad en el futuro cercano.

La entidad estatal confirmó que la prefactibilidad de las avenidas Vicente Méndez, Paul Harris y Las Rosas será concluida durante este año luego de dos años de estudios técnicos que fueron ejecutados por una empresa externa. Una vez que concluya esta fase, el próximo paso será completar la ingeniería de detalle.

En el caso de otra arteria relevante para la ciudad, como es Diagonal Las Termas, con un costo de 289.963UF, el diseño de ingeniería se encuentra en la mitad de su curso según antecedentes del organismo estatal que trabaja en esa iniciativa junto con la Secretaría de Transportes, Sectra. Se esperan obras para el 2018.

Asimismo, la Seremi destaca que el proyecto para el mejoramiento integral de la avenida Huambalí está iniciando la ingeniería de detalle, la que culminaría el 2018, por lo que la ejecución de las obras se estima para el 2019. El costo del proyecto que uniría Chillán Viejo con Collín llegaría a 407.353 UF.

Otras arterias que han dado pasos relevantes en su desarrollo son los pares viales Francisco Ramírez y España, que entraron a la etapa de la ingeniería de detalle, la que debe ser completada el próximo año. Los costos de ellas, estimados a nivel de perfil, son de 71.300 UF y 107.082 UF, respectivamente.

Una arteria vital para el desarrollo local es Alonso de Ercilla, la que presenta una alta congestión dado que es prácticamente la única opción para acceder al oriente de la ciudad.

La Seremi de Transportes definió la modernización de esa avenida además de otras como Los Puelches, que también es clave para las poblaciones del Este de la ciudad. Se suma Andrés Bello, que en el futuro se conectará con Los Puelches formando una gran arteria.

En el caso de Alonso de Ercilla, este proyecto se encuentra con su etapa de prefactibilidad terminada, por lo que se supone que debe pasar a la fase siguiente, que es el desarrollo de la ingeniería final.

En el caso del Eje Ercilla la inversión que debe realizar el Estado llegaría a $57.791.109.000, en tanto que la de Los Puelches ascendería a $23.152.652.000.