Presentan querella por agresión a médico en hospital de Yungay

El Colegio Médico del Bío Bío interpuso esta mañana una querella criminal en el Tribunal de Garantía de Yungay, contra quienes resulten responsables de la agresión que sufrió un funcionario del hospital de esa comuna. 

Se trata del médico Karl Heiz, quien fue agredido y amenazado con un arma de fuego por dos hombres que estaban siendo atendidos en el recinto asistencial.

De acuerdo a la versión entregada por Heiz, ambos individuos lo habrían increpado cuando se encontraban en el box de atención por un malestar a la rodilla que sufría uno de los autores de la agresión.  

"Yo me dirijí al computador para llenar la ficha electrónica y me doy vuelta para examinarlo. En ese momento el paciente saca una pistola, me apunta y me dice que si no lo atiendo bien me va a disparar. No tenía hacia dónde escapar así que continué la atención, luego el acompañante me empujó contra el computador gritando groserías. Le receté una inyección intramuscular y después de eso se fueron. Solo pude avisarle al guardia cuando todo había pasado, porque él estaba con carabineros en otro procedimiento", indicó el afectado.

Esta situación, que fue dada a conocer por LaDiscusión.cl, causó conmoción a nivel nacional y hoy fue el Colegio Médico de la Región del Bío Bío que decidió levantar la voz. 

"Esta querella representa nuestra preocupación, molestia e inquietud. Queremos llamar a la comunidad a que rechace este tipo de hecho porque comprometen al personal sanitario que está en una labor en beneficio de la comunidad. En otras latitudes se castiga con mucha severidad a los que agreden a carabineros y bomberos y esperamos que en Chile se haga así también. En España van tres médicos muertos en estas circunstancias y no queremos tener que legislar cuando ya haya un colega muerto", manifestó el presidente del gremio en Chillán, Carlos Rojas.

Así también, los 104 médicos en Etapa de Destinación y Formación del Servicio de Salud Ñuble condenaron el hecho, indicando que “rechazamos categóricamente todo tipo de agresión, tanto fisica como verbal, hacia el equipo de salud que se desempeña en establecimientos públicos (...) Exigimos que se apliquen a los agresores las máximas sanciones que permita la ley".