Vecinos critican instalación de faenas en Av. Brasil

Los vecinos exigen que el MOP sea consecuente y active mecanismos de participación ciudadana que anunció para este proyecto. 253 personas viven en la villa, 60% mujeres y 35% de adultos mayores. Los vecinos deben reunirse este miércoles durante la tarde con el Seremi de Obras Públicas en la gobernación.

Un supuesto incremento de robos, aumento de la población flotante, inseguridad y eventuales casos de acoso a la población femenina, más otros problemas, están afectando a los vecinos de la Villa San Pedro (ubicada en la prolongación de Cocharcas al poniente) donde la empresa Copcisa, que instalará el ducto de aguas lluvias de Avenida Brasil, levantó oficinas y su bodega principal.


La firma española se hará cargo de un proyecto por $9.500 millones, que tiene como finalidad transportar las aguas lluvias desde el Canal de la Luz hasta el estero Las Toscas, el cual será intervenido para que pueda soportar las crecidas.


Las faenas contratadas por Obras Hidráulicas (MOP) y que suman trabajos en otros puntos del Canal de la Luz, debieran durar alrededor de dos años, no obstante Antonio Ruiz Sumaret, dirigente de los vecinos, estima que la presencia de la empresa puede ser mayor, asegurando que alterarán su calidad de vida.


Ruiz agrega que el Ministerio de Obras Públicas presentó hace una semana el proyecto a los vecinos, con la idea que la población afectada pueda plantear quejas, realizar observaciones e interactuar con la empresa, con el fin de que la intervención sea lo menos traumática posible, pero recalca que hasta ahora no han sido escuchados.


Los vecinos organizados en un comité ciudadano plantean que buscan “promover la defensa de los derechos constitucionales de las personas, especialmente los derechos humanos y el desarrollo del espíritu de comunidad, colaborar con la municipalidad y organismos públicos competentes en la proposición, coordinación, información difusión y ejecución de medidas tendientes al resguardo de la seguridad ciudadana”.


La vecindad no se opone al proyecto, pues es un “anhelo deseado por muchos años” por la ciudad, pero declaran que no están dispuestos a aceptar “molestias a vecinas por gritos y miradas de connotación sexual por parte de personas que se encuentran al ingreso de la empresa, o miradas y comentarios lascivos a nuestras hijas”.  


Agregan que frente a la percepción de inseguridad ciudadana y otros problemas piden que Copcisa se retire del lugar.


LA DISCUSIÓN intentó comunicarse con la empresa, sin resultados positivos.