Deconstrucción de “Los Héroes” tiene visto bueno de Obras

En la municipalidad destacan que no habrá pagos adicionales por destruir las edificaciones Se destaca que si bien el permiso fue concedido se desconocen los plazos para desmantelar el icónico conjunto

La “deconstrucción” del emblemático edificio Los Héroes de Chillán con el fin de dar paso a una nueva estructura mucho más voluminosa, es un proceso que debiera comenzar a ser ejecutado en breve plazo si es que los inversionistas pretenden cumplir con un cronograma que considera levantar las estructuras desde el segundo semestre de este año.

Desde la Dirección de Obras de la municipalidad chillaneja, que entregó las autorizaciones respectivas, sostienen que en estos momentos la fecha en que comenzará el desmantelamiento de los edificios colapsados tras el terremoto del 27 de febrero de 2010 solo depende de la mandante en este caso Inversiones Gran Desierto que fue contactada para emprender el proyecto inmobiliario por la firma de inversiones Invertust formada por un grupo de arquitectos e ingenieros civiles ligados a grandes iniciativas.

Flavio Barrientos, director de la Dirección de Obras de la Municipalidad de Chillán, destacó que en el presente caso la empresa gestora tiene todas las facultades para emprender la demolición la que fue concedida por la entidad que dirige.

A pesar de que en el lugar serán levantados dos grandes edificios que contendrán hotel, oficinas y departamentos además de estacionamientos en varios niveles, la gestora solo cancelará permisos de edificación y otros derechos al municipio, pero no se consideran ingresos a las arcas municipales por la demolición propiamente tal calculada en metros cuadrados derruidos.

En la Ordenanza que regula los pagos al municipio admite el jefe de la entidad municipal no se habría establecido pagos por demolición por superficie eliminada, lo cual sería una temática que debe ser regulada y por lo tanto ser parte del documento que establece los impuestos que son cancelados al gobierno comunal.

Este hecho llama la atención considerando la gran cantidad de material que será retirado por la empresa que se haga cargo de la “deconstrucción” de los edificios situados en una esquina estratégica de la ciudad.

Quienes conocen del tema sostienen que no se encuentra bien regulado. En este tipo de proyectos la demolición la realiza una empresa externa a la mandante, por lo que los acuerdos comerciales entre ambas son privados y no necesariamente pueden ser conocidos por el municipio para calcular los pagos. En rigor, la empresa que demolerá, Flesan en este caso, tendría que pagar al gobierno local un porcentaje menor del contrato que lo liga con Inversiones Gran Desierto. 

En Obras no tienen clara la forma en que será demolido el edificio, pero se supone que será “deconstruido”. La empresa elegida por los constructores, Flesan, privilegiará la llamada demolición inversa a la construcción mediante maquinaria que van retirando grandes porciones de estructura.

Los desmontajes se deberían realizar a través de diversas técnicas donde se ocupan máquinas especialmente diseñadas para carcomer las edificaciones con seguridad e evitar impactos en el entorno. 

El arquitecto Claudio González Oisel señala que para obras de este calibre, es fundamental la experiencia y por ello fue privilegiada aquella firma que tiene experiencia en Chile y Perú.

“Esta es una de las empresas más grandes de su tipo en Chile que tiene numerosas obras sobre todo en Santiago donde hay muchas demoliciones”, destaca el profesional.

González Oisel sostiene que la demolición seguramente será similar a la de edificios colapsados tras el terremoto en Concepción, donde fueron usadas grúas y pequeñas máquinas que van destruyendo las estructuras internas desde los pisos superiores.

“Calculo que en este caso se requerirán cientos de camionadas o más de mil para retirar todos los escombros que surgirán”.