Un 60 por ciento de casas transitorias han sido instaladas en Ñuble

Un 60% de avance llevan los trabajos de instalación de viviendas de emergencia en las zonas de la Provincia de Ñuble afectadas por los incendios forestales que se desataron a mediados de enero pasado.

De acuerdo a la información ofrecida por la Gobernación Provincial, 41 de las 69 casas siniestradas han sido repuestas hasta el momento trabajo que, según cálculos del Gobierno, debería finalizar en el peor de los casos en abril.

Pese a que esta primera etapa de la reconstrucción aún está pendiente finalizarla en un 100%, la autoridad local de gobierno ya anuncia que la fase de ejecución de soluciones definitivas empezará a la brevedad.

“El avance que hemos tenido ha sido satisfactorio, de modo que ya estamos dejando de lado la emergencia. La construcción de las casas definitivas comenzará en las próximas semanas”, anunció el gobernador provincial Álvaro Miguieles.

El funcionario público aclaró que son 13 las primeras familias beneficiadas con el subsidio, ubicadas en Coelemu (3), Quirihue (7), San Nicolás (2) y Quillón (1).

Por su parte la delegada regional para la reconstrucción en el Bío Bío, Lorena Vera, sostuvo  que en Ñuble las obras van un poco más avanzada que en el resto de la Octava Región, en donde el avance se calcula en un 53%.

La ex gobernadora ñublensina enfatizó que en nuestra zona las faenas han estado a cargo de la fundación Techo, labor que estaría por culminar.

Demora
Si bien en Portezuelo el número de viviendas arrasadas por los incendios forestales fueron 13, solo 11 de ellas calificaron para ser reemplazadas por el programa de emergencia.

El alcalde René Schuffeneger aseguró que las dos propiedades restantes se trataban de segundas casas, lo que les quita a sus dueños la posibilidad de optar por ayuda habitacional del Gobierno.

La autoridad edil explicó que pese a la celeridad con que se realizó esta primera etapa de la reconstrucción, admitió que las soluciones finales tardarán en ejecutarse.

“Se puede decir que ya se instaló el 100% de casas de emergencia. Creo que el trabajo se hizo bien no solo con el tema habitacional, sino que en otros beneficios que se han entregado. No obstante, en Portezuelo solo seis familias calificarían para el subsidio de vivienda definitiva, de modo que tardará un poco esta segunda etapa”, precisó.

Dificultades
El delegado nacional para la reconstrucción, Sergio Galilea, comentó que a diferencia del Maule, donde las casas destruidas se ubican en un mismo sector de Santa Olga donde se destruyeron 890 viviendas, en la Región del Bío Bío la labor ha sido más compleja toda vez que las zonas rurales afectadas están dispersas.

“Esto ha significado que muchas veces nuestro diagnóstico lo hemos tenido que ir perfeccionando; el hecho de dar una solución en cada uno de esos lugares es más difícil. Cuando en lugares como Quirihue o Florida tenemos un menor grado de dispersión de viviendas, las soluciones pueden ser más sencillas”, recalcó.

Galilea detalló que las soluciones definitivas responden a casas no menos de 65 ó 70 metros cuadrados, serán de material sólido y se exigirá que cuenten con material aislante.

Respecto al problema permanente que tienen los poblados rurales del país, sobre todo los de la zona sur en donde las áreas pobladas deben compartir peligrosamente  terrenos con plantaciones forestales, el delegado enfatizó que podría existir la posibilidad de exigir cambios en la forma como se establece la territorialidad.

“Es probable que se llegue a pensar en hacer un esfuerzo en realizar un mejor reordenamiento forestal o generar otro tipo de especies u otra solución, pero se tiene claro que hay un problema. La idea es que en ese espacio rural planificado por nosotros como una forma de mantener nuestro territorio entre los cortafuego, entre modalidades de separación de planteles forestales, entre el concepto de área o zona de riego, de modo que podamos aprovecharlo plenamente mediante un instrumento con el apoyo del gobierno regional en conjunto con las municipalidades”, sostuvo Galilea, quien se reunió este jueves con el intendente regional Rodrigo Díaz y la delegada regional de la reconstrucción, Lorena Vera, para evaluar el trabajo del Gobierno.

Son 480 viviendas las siniestradas en la región por los incendios forestales,  de las cuales 130 faltan reemplazarse por casas provisorias, precisó el intendente regional Rodrigo Díaz, quien aprovechó la instancia para indicar que este viernes partirá el proceso de construcción de casas definitivas en Tomé.