70% de inmigrantes haitianos de Chillán aún no tiene papeles en regla

Largas esperas de hasta casi dos meses y medio está soportando un grupo de inmigrantes haitianos radicados en Chillán que busca regularizar su documentación en el Departamento de Extranjería de la Gobernación Provincial de Ñuble, de acuerdo a la denuncia hecha por un colectivo local que vela por los derechos de los ciudadanos caribeños.

Marcelo Cortés, integrante del grupo solidario que se ha preocupado de las condiciones en que viven en la comuna los centroamericanos, aseguró que aproximadamente un 70% de ellos no tienen los papeles al día, lo que les perjudica a la hora de postular a puestos de trabajo formales y establecidos.

Según una encuesta que están realizando a los nacidos en Haití, al menos un centenar de ellos vivirían en la capital de Ñuble, de los cuales solo la mitad estaría cumpliendo actividades remuneradas, situación que estaría siendo gatillada en mayor medida por su condición de indocumentados.

“Hay personas que iniciaron sus trámites hace más de 80 días y hasta ahora no tienen respuesta. Lo urgente para ellos es legalizarse, es lo que más les importa para que puedan ser contratados y trabajar sin que tengan problemas”, afirmó.

En tanto Érika Avendaño, otra de las personas involucradas en el tema de los haitianos, advirtió que el verse en un estado de irregularidad los atemoriza y al mismo tiempo los convierte en personas vulnerables, sin derechos ciudadanos.

Mejoras
El gobernador de Ñuble, Álvaro Miguieles, aseguró que en los últimos meses el flujo migratorio se ha incrementado notablemente en la provincia, fenómeno en el que los ciudadanos haitianos vienen realizando un especial aporte.

Respecto a la lentitud en la emisión de documentos, la autoridad provincial aclaró que se evaluarán los mecanismos de cómo se está realizando el servicio.

“Estamos desarrollando una serie de iniciativas a través del Ministerio del Interior de forma tal de revisar nuestros protocolos de atención al extranjero dentro de la Gobernación (...) no sé por qué se estarían dando estos inconvenientes, será un diagnóstico que tiene que surgir del examen de nuestros procedimientos. Evidentemente que el incremento en número de los extranjeros que  solicitan atención requiere probablemente una respuesta distinta a como estábamos atendiendo”, indicó.