[Editorial] Día Mundial del Agua

  • Por: LaDiscusion.cl
  • Fotografía: Mauricio Ulloa

El cambio climático ya es una realidad y Ñuble enfrenta una crisis hídrica que va por su séptimo año consecutivo, escenario que ha obligado a algunos sectores a hacer un uso más eficiente de este recurso, sin embargo, dicho cambio no se ha observado con el mismo énfasis en la comunidad.

En ese contexto, algunas instituciones han llevado a cabo iniciativas de concientización que apuestan por un urgente cambio cultural que valore el agua como un recurso escaso.

A partir de enero de este año, además, Empresas La Discusión está liderando la campaña “Todo Ñuble cuida el agua”, fruto de una alianza con diez organizaciones representativas de la zona, que tiene por objetivo generar acciones comunicacionales que contribuyan a crear conciencia en la población sobre un uso racional de este recurso.

Una de esas acciones será la realización de la Feria del Agua, que se desarrollará hoy en Chillán, para conmemorar el Día Mundial del Agua.

Como se recordará, en 1992 la Asamblea de las Naciones Unidas declaró al 22 de marzo como el Día Mundial del Agua, acogiendo la propuesta realizada en la Conferencia de la ONU para el Medio Ambiente y el Desarrollo efectuada en Río de Janeiro ese mismo año.

Y si bien hace más de dos décadas que se realizan esfuerzos a nivel global para optimizar el consumo de agua, los chilenos siguen creyendo que este recurso es abundante.

Y es que si se compara la realidad del país con la del Medio Oriente o del Norte de África, efectivamente en Chile existe abundancia, gracias a las grandes reservas de agua dulce que hay en la Cordillera de los Andes, la que escurre por los ríos en invierno y primavera sin ser embalsada, por lo que se calcula que cerca de un 84% del recurso se vierte en el mar, lo que implica una pérdida importante de este valioso recurso para el riego y la generación eléctrica.

Esta situación ha llevado a que en el último verano los agricultores de Ñuble hayan debido reducir sus siembras en un 50% para adaptarse a la disminución de los caudales, y aun más dramático, que cientos de familias no cuenten con agua para consumo humano por el agotamiento de los acuíferos subterráneos.

Tal como afirma el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego, Felipe Martin, “solo en la Región del Bío Bío se ha generado un mercado para el traslado de agua mediante camiones aljibe que sobrepasa los $500 millones al mes, y se vierten al mar más de mil litros por segundo sin ser usados ni almacenados en embalses”.

Lo anterior coincide con el diagnóstico de otros expertos y de los propios agricultores, quien abogan por la construcción de más embalses en la zona, donde la opción de la concesión a privados, tal como se hizo con La Punilla, cobra especial relevancia en época de estrechez fiscal.

Se requiere una política nacional de aguas, una mirada prioritaria del Estado respecto de la necesidad de infraestructura, pero fundamentalmente, urge un compromiso de toda la sociedad con la eficiencia en el uso del recurso.