Inédito informe sugiere el cierre de seis escuelas en Chillán

Reducción en la cantidad de docentes, fusión  de escuelas y la necesidad de invertir en infraestructura educacional son algunas de las conclusiones del estudio de la Red Educacional de Chillán, que hasta ahora solo había sido conocida por autoridades y representantes de gremios.

El informe solicitado por la Municipalidad de Chillán y el DAEM fue ejecutado por la empresa Optimiza Asesores Consultores de Empresas Limitada y entregado a los mandantes a mediados del año pasado. Si bien se habían producido algunas filtraciones,  solo este martes LA DISCUSIÓN tuvo acceso a las principales conclusiones.

La empresa fue convocada con la finalidad de proyectar el destino de las escuelas y liceos públicos de la ciudad hacia el año 2026 e incluso para etapas posteriores, considerando diversos factores.

Los expertos de Optimiza recomiendan que en el futuro se debieran cerrar seis establecimientos del área urbana, como consecuencia del reordenamiento en una red donde el principal problema es la falta de alumnos.

La consultora plantea que “se pudo determinar que en las escuelas urbanas existe actualmente un 27% de superficies ociosas (que se incrementa hasta un 40% al traspasar los alumnos de 7º y 8º básico a los establecimientos  de enseñanza media) lo que permitió realizar unificaciones de establecimientos con similares poblaciones objetivos y con ubicaciones cercanas (seis escuelas), ajustando el porcentaje de utilización hasta en un 29% en el horizonte de proyección (2026)”.

En el informe la consultora destaca que en los últimos cinco años (hasta el 2015) se produjo una baja en la matrícula del 27%, como consecuencia de paros de estudiantes y de docentes, a lo que se suma que los colegios particular subvencionados presentan mejores Simce, lo que atrae a los alumnos del sistema público.

Esta merma de la matrícula tiene como consecuencia que en el sector rural la ocupación de salas llega al 60%, mientras que en el área urbana el uso de la infraestructura llegaría al 73%.

En tanto, en los liceos se logró reducir el porcentaje de superficie ociosa desde un 46% a un 36%, considerando la incorporación de matrícula de séptimo y octavo años.

Menos profesores
Los expertos expusieron que dado el actual escenario, en el sector rural se producirá una disminución de requerimiento docente, debido al traspaso de estudiantes de 7º y 8º a los liceos urbanos.

En cuanto a las escuelas básicas de la zona urbana, habrá hacia el año 2026 igualmente una baja de “requerimiento docente” como consecuencia del traspaso de 7º y 8º básico a la enseñanza media que se imparte en los liceos de la red.

Como efectos de la falta de alumnos se proyecta “el cierre de seis establecimientos de enseñanza básica en el sector urbano, por lo que el total de docentes en los establecimientos de enseñanza básica requeridos al 2026 será de 450 profesionales, es decir, 58 docentes menos que en la actualidad (10,6% menos)”.

Sin embargo, agregan los investigadores, existirá un mayor requerimiento de profesionales en los establecimientos de enseñanza media (55 profesores) con la finalidad de completar las horas de docencia de 7º y 8º.

En el informe se evidencia que si bien las escuelas rurales presentan baja de matrícula, no se aconseja el cierre de tales unidades dado los efectos positivos que tienen para las zonas en que están ubicadas. Se plantea que “estos se encuentran bien ubicados respecto de su población objetivo, por lo que considerando las distancias existentes entre cada establecimiento, así como también el beneficio social que representan para la comunidad aledaña, la existencia de cada establecimiento en el respectivo sector de emplazamiento, no es recomendable efectuar fusiones o cierre de establecimientos”.

Adicionalmente se propone que para potenciar el sector municipal de educación se requieren inversiones elevadas que se aconsejan deberían haber comenzado desde este año.

Optimiza destaca que “conforme a los proyectos de mejora de infraestructura propuestos a la totalidad de la red educacional se establecieron montos de inversión referenciales necesarios para dar cumplimiento a la normativa vigente y al mismo tiempo considerar la aplicación de la Ley General de Educación”.

De esta forma la consultora calcula que se requieren en infraestructura educacional inversiones de $13.201.617.000,  de los cuales el 91% corresponde a inversión urbana y el resto a escuelas rurales.

Hasta este martes los concejales no tenían conocimiento de este informe, que solo es conocido por las autoridades municipales y del DAEM , pero se espera que en las próximas semanas comience un debate interno sobre las implicancias del estudio.

Desde ya el concejal Víctor Sepúlveda Barra sostuvo que “no estoy dispuesto a aprobar el cierre de escuelas  municipales”. Al contrario, manifestó que es partidario de potenciar el sector y enfrentar la competencia de los particular-subvencionados a través de estrategias novedosas que aseguren calidad en el sector educacional.

Este miércoles se debiera realizar una reunión de la Comisión Educación donde el tema sería debatido junto con otras temáticas del sector.