Portezuelo: comuna resurge tras incendio que marcó a la zona

$29 millones se invirtieron en la construcción de torres para estanques de acumulación de agua en la localidad Quitento, gracias a los recursos de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere).

La tensión vivida en Portezuelo durante las primeras semanas del año es algo que difícilmente se pueda olvidar. Ver al fuego apoderándose de un paisaje tan propio de los ñublensinos  fue una imagen que marcó a todos. Y la pérdida de viviendas locales fue sin duda el episodio más doloroso. 


Sin embargo, poco a poco el espíritu de esta comuna se vuelve a restablecer. Es que su propio municipio ha reaccionado rápidamente ante las consecuencias del siniestro, lo que se ha complementado con una amplia ayuda solidaria del exterior. 


Uno de los puntos donde más se ha trabajado es el sector de Quitento, donde fueron seis las viviendas que fueron destruidas. Entre las medidas inmediatas estuvo la reconstrucción de tres puentes  afectados por el fuego,  que volvieron a conectar a los vecinos gracias al trabajo de Vialidad. 


Además se gestionó el proyecto de emergencia de la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere), que se encargó de la construcción de torres para estanques de acumulación de agua en la localidad, lo que alcanzó una inversión de 29.736.630 pesos. 


Cabe mencionar que durante la emergencia, uno de los mayores problemas de bomberos fue el difícil acceso en los cerros por la mala calidad de los caminos. Aquello se está solucionando gracias a trabajos de ensanchamiento. Así es como estas vías pasarán de tener dos metros de ancho a 4,5, gracias a los $59.597.010 destinados para ello. 


También es importante resaltar que la comunidad de Palena, Región de Los Lagos, aportó $8 millones para perforar un pozo profundo en Quitento. 


Por otro lado, gracias a donaciones de Chillán y de un sacerdote de la capital, se logró reconstruir la capilla del sector que había sido afectada. 


De las otras casas que fueron lamentablemente arrasadas por las llamas, cuatro se ubican en el sector Llahuecuy, dos en La Quebrada y una en el sector Santa Ana. Afortunadamente en estos sectores, como también en Quitento, ya se han levantado viviendas de emergencia gracias a la Fundación Techo y el apoyo del Hogar de Cristo. 


Ahora, se trabaja incesantemente para poder entregar soluciones definitivas que devuelvan el día a día a los afectados. 


Solidaridad
Además del generoso aporte de Palena, fueron muchas las otras comunas que se hicieron presente para ayudar a la comunidad, tanto de Ñuble como de otras comunas. 


Con Las Condes, Toltén, Arauco, Cerro Navia, Colina, El Carmen, Trehuaco, Temuco y Cañete, se firmaron convenios de colaboración que han facilitado los trabajos en la comuna. 


Por otro lado, al sector llegaron bomberos de todas las latitudes, entre ellas Arica, Calera de Tango y Puerto Montt, que se sumaron a todo el contingente de la provincia que no descansó en controlar el fuego.

 
El alcalde de Portezuelo, René Schuffeneger, no se guardó palabras para reconocer el amplio apoyo recibido. 


“Sorprende un poco la solidaridad de los vecinos, hay cosas impensadas. Venían personas en la noche de universidades como San Sebastián de Valdivia a colaborar, también llegaron una noche  feriantes de un sector cercano a Temuco llamado Labranza. En Palena organizaron un bingo para traernos un gran apoyo en recursos”, destaca. 


También vecinos de San Pedro de La Paz llegaron a ofrecer colaciones a la gente que trabajaba de forma voluntaria. 


“Solamente tenemos palabras de agradecimiento con todas las personas que colaboraron en esta emergencia. Por otro lado, la ayuda estatal funcionó a la perfección, tanto de Conaf, Onemi, el Ejército y el Ministerio de Desarrollo Social”, asegura. 


Ahora, además de terminar por completo el proceso de reconstrucción, queda el trabajo para prevenir que ocurra otra experiencia de este tipo. 


“Hemos tenido reuniones con empresas privadas, viene un tema de capacitación con los vecinos y trabajaremos para que los árboles no estén tan cercanos a las casas. Aparte de eso, Indap está entregando bonos a los agricultores para los sistemas de riego, de estanques y todo lo que fue dañado por el fuego”, precisa con la convicción de un mejor porvenir.